Fresh

Director: Boaz Yakin. Intérpretes: Sean Nelson, Giancarlo Esposito, Samuel L. Jackson.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Fresh, un inteligente niño negro de 12 años, trabaja para los traficantes de droga de Brooklin. Vive con su tía, una buena mujer que tieneconsigo a los hijos de varios parientes, para impedir que acaben en un orfanato. Las preocupaciones infantiles de Fresh se entrelazan con un mundo violento, en el que ocupan lugar principal su hermana, convertidaen prostituta, y su padre, con quien disputa partidasde ajedrez rápido en Washington Square Park.

Boaz Yakin, que se estrena como director, usa con acierto sus recursos: sabe narrar, con una excelente fotografía -es espléndida la secuencia de la cancha de baloncesto-, y aprovecha la música de Stewart Copeland. Destacan todos los actores, entreellos el niño Sean Nelson, elocuente tanto cuando habla como en sus silencios, en los que dice todo con sus ojos: miedo, inteligencia, venganza, amor…

El paralelismo que se traza entre la vida de Fresh y el ajedrez es tremendamente eficaz. El ajedrez “es como el juego de la vida”, le dice su padre; “si no sabes adaptarte a sus reglas nunca podrás ganar”. Cuando a Fresh se le complican las cosas, abordará su resolución como si estuviera jugando una particular partida. Una partida en la que a veces es necesario sacrificar piezas para acabar con el rey contrario.

Yakin describe con excelente ritmo, a veces de un modo brutal, el mundillo marginal del barrio, con su absurda violencia. A Fresh le faltan un padre y una madre, unos amigos con los que poder hablar: sus decisiones las toma siempre en solitario. Y los métodos que acaba utilizando no son tan diferentes de los de sus adversarios. Demuestra que es el más inteligente, que es capaz de jugar la difícilpartida de su vida con varias jugadas por delante. Pero el precio que paga es la pérdida de su inocencia, lo cual Yakin muestra en un final espléndido por su sobriedad.

José María Aresté