Fados

Guión: Carlos Saura. Intervenciones: Mariza, Camané, Carlos do Carmo, Chico Buarque, Caetano Veloso, Lila Downs. 85 min. Jóvenes. (S)

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

A través de películas como Sevillanas, Flamenco, Tango, Salomé o Iberia, Carlos Saura ha creado en los últimos quince años un nuevo género cinematográfico, que él denomina “exposición fílmica”. En él se acerca a los diversos estilos musicales hilvanando el trabajo de sus mejores intérpretes en un escenario único, sólo enriquecido con alguna que otra proyección, los efectos de iluminación, los movimientos de cámara y la coreografía de los bailes. Ahora, el veterano cineasta aragonés despliega la misma fórmula poético-ensayística en Fados, donde intenta llegar al alma de la música portuguesa más emblemática.

Bajo la supervisión del fadista Carlos do Carmo, Saura articula canciones de grandes estrellas portuguesas -como Mariza o Camané- y brasileñas -como Caetano Veloso o Chico Buarque-, con temas de artistas jóvenes, como Lila Downs o Lura. Y todo eso lo mezcla con homenajes musicales y fílmicos a fadistas míticos, como Maria Severa, Amália Rodrigues o Alfredo Marceneiro. Siempre con Lisboa como nostálgico telón de fondo, pero con abundantes ejemplos de la fusión del fado con otros géneros musicales, como los diversos ritmos africanos o latinoamericanos, e incluso el flamenco, el jazz, el tango, el folk o el rap.

Al conjunto le falta ese punto de vibración, universalidad y trascendencia que sí tenían Flamenco e Iberia; quizá porque en el fado dominan la lamentación, la nostalgia y el fatalismo. De modo que, a ratos, esta exposición de Saura se torna algo repetitiva y superficial. Sin embargo, la banda sonora es tan evocadora y está presentada con tal belleza y calidez por la fotografía de José Luis López-Linares, que es un verdadero gozo la contemplación y audición del film. Además, incluye valiosas grabaciones cinematográficas y televisivas en torno al fado, así como evocadoras imágenes de Lisboa en la actualidad, realizadas por el prestigioso operador luso Eduardo Serra.