El perro del hortelano

El perro del hortelano

TÍTULO ORIGINAL El perro del hortelano

PRODUCCIÓN España - 1996

DURACIÓN 108 min.

PÚBLICOJóvenes-adultos

CLASIFICACIÓNSensualidad

ESTRENO27/11/1996

GÉNEROS

GUIONISTAS

DIRECTORES

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Es ésta no sólo una película joya, sino lanza rota en favor, ¡al fin!, de nuestro teatro clásico… en verso; la actriz Alicia Hermida aleccionó a los intérpretes en su dicción. Y a fe, diría Lope, que me lo hicieron a maravilla: a poco del comienzo, el espectador entra en el verso como el modo más natural de decir El perro del hortelano, que ni comía ni dejaba comer. Y ésta es Diana, la condesa de Belflor, que enamorada de su secretario Teodoro, no se atreve, por escrúpulos sociales, a manifestarle su amor, pero tampoco le permite que corteje a su doncella Marcela.

Todo es elegancia cortesana de un inventado Milán del XVII, salvo una fugaz mirada por una ventana a un fresco jardín-harén, que no sé qué movió a la Miró a adobar ese pegotillo. Inventado el aire palatino por Lope, es reinventado ahora con un constante toque romántico en las imágenes, de una belleza de composición, colores y luces y formas deslumbrante: la fotografía de Javier Aguirresarobe, la música de José Nieto, el vestuario de Pedro Moreno, los decorados de Félix Murcia y los espacios naturales de Setúbal y Cintra cooperan así a la armonía artística completa, a la conjunción total con el magnífico texto de Lope.

Las actrices y actores, todos, parecen ser el mismo personaje que interpretan. Llenos de encanto, gracia, picardía y humor. La leve versión de Rafael Pérez Sierra y el respetuoso guión de Pilar Miró no han hecho sino favorecer a Lope, quitándole aquí y allá alguna pequeña rémora del tiempo. La dirección de Miró también ha servido a Lope de Vega, hasta el detalle, con aplomo, convicción y maestría, y con el seguro entusiasmo de estar transmitiendo a los espectadores de hoy una joya universal. Ojalá sea fecundo el ejemplo de Pilar Miró, su espléndida traducción creadora de lo clásico.

Pedro Antonio Urbina

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Funcionalidad exclusiva para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta para poder comentar. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Para aceptar las cookies pulse el botón de aceptación. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.