El método

Director: Marcelo Piñeyro. Guión: Marcelo Piñeyro y Mateo Gil. Intérpretes: Carmelo Gómez, Eduardo Noriega, Eduard Fernández, Natalia Verbeke, Najwa Nimri, Ernesto Alterio, Adriana Ozores y Pablo Echarri. 120 min. Adultos. (XD)

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Mientras en las calles cercanas tiene lugar una gran protesta antiglobalización, siete aspirantes a un puesto ejecutivo en una empresa multinacional afrontan en Madrid una última prueba de selección, desarrollada según el denominado Método Grönholm. Son dos mujeres y cinco hombres, todos de edades y personalidades diversas. Poco a poco comprenden que tal método se compone de diversas situaciones que miden el aguante y la dureza de cada uno, al tiempo que fomentan una desconfianza y una competitividad cada vez más cruel y deshumanizada. También advierten enseguida que uno de los siete es un infiltrado de la empresa.

Después de varios años triunfando en los escenarios, la obra teatral “El Método Grönholm”, del barcelonés Jordi Galcerán, se ha transformado en película de la mano del cineasta argentino Marcelo Piñeyro (“Caballos Salvajes”, “Cenizas del paraíso”, “Kamchatka”), que también ha escrito el guión junto a Mateo Gil, colaborador habitual de Alejandro Amenábar. El resultado, menos cómico que la obra original, es estimable gracias sobre todo al excelente reparto, compuesto por algunos de los mejores intérpretes españoles. Piñeyro los dirige con mano firme, evitando casi siempre los tics y los énfasis. Despliega a su servicio una vigorosa puesta en escena, también contenida y detallista, que aprovecha muy bien el escenario casi único y logra crear la atmósfera claustrofóbica y tensa que exigía la historia.

Todo esto adquiere entidad dramática gracias a un meticuloso retrato de caracteres, a través de los cuales se disecciona críticamente el modelo “yuppie” de triunfo a cualquier precio, con su feroz individualismo y su carencia de escrúpulos morales. Más discutibles resultan su panfletario alegato antiglobalización y una morbosa secuencia sexual. Una película notable, que cabe incluir entre las mejores producciones españolas de la temporada.

Jerónimo José Martín

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares