·

El hombre del tiempo

TÍTULO ORIGINAL The Weather Man

DIRECCIÓN

GÉNEROS

Director: Gore Verbinski. Guión: Steve Conrad. Intérpretes: Nicolas Cage, Hope Davis, Michael Caine, Gemmenne de la Peña. 101 min. Adultos. (XD)

David Spritz es el popular hombre del tiempo en una televisión de Chicago. Está divorciado y tiene dos hijos: Shelly, una adolescente obesa de 12 años, y Mike, un joven de 15 que ha empezado a tontear con las drogas. Spritz es consciente de que su vida, fuera del ámbito laboral, es un desastre. Además, la constante comparación con su padre, un afamado escritor, prudente y ecuánime, que sufre un cáncer terminal, le hace aún más patente su fracaso.

Verbinski («Piratas del Caribe», «The Ring») acierta cuando señala que habrá público al que no le gustará la película porque «es un espejo y hay gente que no le gusta mirarse en él». El film se compone de conflictos cercanos a los de la vida real y los personajes tienen fallos muy evidentes pero también bastante corrientes (¿a quién no se le ha olvidado alguna vez la salsa tártara?). De hecho, el problema de Spritz es sencillo: se ha dado cuenta tarde de que tiene gente alrededor. En el fondo, el film puede leerse como una defensa de la importancia de cosas aparentemente tan triviales como pararse a firmar un autógrafo.

La fotografía es estupenda, el reparto funciona a la perfección y la banda sonora acompaña bien. El guión resulta algo deslavazado, con muchos quiebros de la comedia al drama que se repiten demasiado y hacen que la película pierda ritmo. El deliberado tono soez de algunos diálogos y escenas es molesto y demasiado frecuente.

Ana Sánchez de la Nieta

Contenido exclusivo para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.

Funcionalidad exclusiva para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta para poder comentar. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.