El dulce porvenir

TÍTULO ORIGINAL The Sweet Hereafter

GÉNEROS

DIRECTORES

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Director y guionista: Atom Egoyan. Intérpretes: Ian Holm, Sarah Polley, Bruce Greenwood, Tom McCamus, Arsinée Khanjian, Alberta Watson, Gabrielle Rose. 95 min. Adultos.

Este es el resumen esencial que Atom Egoyan hace de su obra: “Ante la tragedia, nuestra fortaleza y nuestra fe se ven sometidas a prueba. Esta es la historia de una joven (Nicole) que posee un gran valor. Se ve enfrentada a un hombre (el abogado Stephens) que tiene todas las respuestas, pero carece de las suficientes preguntas. Es una historia sobre cómo curar las profundas heridas del alma”.

En un pueblecito canadiense, el autobús escolar sale de la carretera y se precipita en un lago helado: mueren todos los niños menos la joven monitora Nicole Burnell y la conductora del autobús. Los afligidos padres se iban resignando a la terrible pérdida, cuando llega de la gran ciudad un abogado, que les convence de que debe buscarse un responsable del accidente, y entablar un pleito…

Pero Atom Egoyan no lo cuenta así, y su narración fílmica -en la que destaca el montaje- es uno de los grandes logros artísticos actuales, junto con la hondura del mensaje. Parece como si el fatal recorrido del autobús escolar recorriera también la película a pequeños tramos, hasta el comienzo del desenlace. El guión va hacia adelante y hacia atrás en el tiempo del encuentro entre las familias y el abogado, que también arrastra su propia tragedia familiar.

Establece la centralidad en el abogado, que, en las visitas a las familias, da a conocer indirectamente sus miserias morales. Otra centralidad más profunda pertenece a Nicole, y el cuento del flautista de Hamelin, que acaba de contar a unos niños, cuento que se convierte en parábola de los recientes y trágicos hechos reales.

Las dos centralidades quedarán enfrentadas: la del abogado, con su dudosa justicia legal, y la justicia moral y aun sobrenatural que Nicole quiere para su comunidad, que, habiendo sufrido la pérdida de sus niños, como en Hamelin, sigue ciega para el Bien, sigue siendo -por sus miserias morales- incapaz de entrar en el Dulce Porvenir -The Sweet Hereafter-, el Mañana Feliz adonde se llevó el Flautista los niños de Hamelin.

La estructura del guión y del montaje son de una gran eficacia y fuerza de sugerencia. La misma fuerza tiene la fotografía, con su lenguaje de luces y sombras contrastadas, su voz de coloración trágica, anaranjada y oscura, y la réplica brillante, de espacios abiertos, luminosa y blanca, azul: son las imágenes visuales de las palabras, de los hechos que se viven. Y todo ello encarnado por un perfecto elenco de actores.

Una gran obra, en cuyo mérito entra de modo sobresaliente la novela de Russell Banks, base del guión, y del argumento y su sentido.

Pedro Antonio Urbina