El cuaderno de Tomy

El cuaderno de Tomy

PRODUCCIÓN Argentina – 2020

DURACIÓN 84 min.

PÚBLICOAdultos

CLASIFICACIÓNLenguaje soez

PLATAFORMAS

ESTRENO24/11/2020

GÉNEROS

GUIONISTAS

DIRECTORES

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Basada en una historia real, esta última película de Carlos Sorín (Historias mínimas, El camino de San Diego) cuenta los últimos días de María Vázquez, una argentina que decide contar su declive final en Twitter, y en un cuaderno que quiere dejar como legado a su hijo Tomy, de apenas 4 años.

Como bien dice el crítico argentino Diego Lerer, “Dentro de los límites específicos de este tipo de propuestas, Sorín logró resultados que superan lo esperable para historias que fácilmente tienden a derrapar hacía los Juegos Olímpicos del lagrimón”. Valeria Bertuccelli (Un novio para mi mujer) está como pez en el agua en esta madre sarcástica, ingeniosa y conmovedora. A pesar del planteamiento ateo sobre la muerte que tienen la paciente y su marido, hay una apertura a la trascendencia destacable en algunos personajes, como el de la doctora que le atiende, o uno de los mejores amigos del matrimonio. Pero lo que destaca más de la película es el retrato tan atractivo del matrimonio, el numeroso (y divertidísimo) grupo de amigos y el imaginativo Tomy.

En esta breve película hay de todo, como en esas largas horas de hospital. Hay momentos para recordar, llorar, jugar con el “chiquito”, despedirse, reír… Cada una de las escenas hace avanzar la historia y a un elenco de personajes cercanos que no fuerzan la sensibilidad del espectador, y que llenan de optimismo y emoción un drama que además resulta muy entretenido. En la última parte de la película hay un intento tendencioso de equiparar los medios de sedación terminal y la eutanasia. Finalmente, el discurso se resuelve aportando matices al conflicto gracias a un personaje que ofrece un punto de vista humanista y alejado de la visión sentimentalista habitual sobre la aceptación del dolor.