Dr. Akagi

TÍTULO ORIGINAL Kanzo Senseï

GÉNEROS

DIRECTORES

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Director: Shohei Imamura. Guión: Shohei Imamura y Daisuke Tengan. Intérpretes: Akira Emoto, Kumiko Aso, Masanori Sera, Jyuro Kara, Jacques Gamblin. 120 min. Adultos.

Esta película fue presentada en el 51 Festival de Cannes como un homenaje a Shohei Imamura, que en 1983 y 1997 ganó la Palma de Oro por La balada de Narayama y La anguila, y cuya Lluvia negra obtuvo en 1989 el Gran Premio de la Comisión Técnica.

Por muy discípulo de Ozu que sea Imamura, y por muy continuador de Mizoguchi y Kurosawa, Dr. Akagi es una película fallida. El primer error está en manipular mal la novela origen del guión. En concreto, se inventa un coprotagonista al lado del Dr. Akagi; se trata de una jovencita pueblerina, prostituta compulsiva, que arrastra el guión a nuevas situaciones, que desvían la línea principal, y la deterioran.

Esta línea se desarrolla durante 1945, en vísperas de la rendición de Japón en la II Guerra Mundial. Ante una sociedad militarizada y desnutrida, el Dr. Akagi, de 50 años, médico de un pueblecito costero, descubre que es la hepatitis la que hace estragos entre la gente. Su papel es el de un honrado y abnegado médico de cabecera, que desoye las burlas del Doctor Hígado por diagnosticar tantas veces lo mismo, y que lucha contra la enfermedad casi sin medios ni ayudas. Su heroica trayectoria tiene una flexión: alabado en un congreso nacional de médicos, la vanidad le lleva a iniciar el papel de investigador de la hepatitis; pero su buen corazón le devuelve enseguida a su eficiente labor oscura.

Y la compulsiva rompe esta honda imagen del médico, que no acaba de cuajar; a pesar de hacer como que es su ayudante, recogida por una supuesta caridad y por una real idiotez, se nota que es un personaje-pegote. Otros dos personajes son también presentados en esta línea de payasada torpe, de grosería inoportuna: un sacerdote borracho y mujeriego, y un médico drogadicto y estrafalario. Hasta el mismo Dr. Akagi aparece corriendo por las calles como un tonto de pueblo.

Imamura, perdido momentáneamente (espero) el sentido común, y la mesura, termina con un pretendido romántico-cósmico abrazo erótico del cincuentón con la jovencilla -20 años- disminuida psíquica, es decir, con la compulsiva, en una barca sobre el mar y junto a una ballena herida…

Aun con todo, desde la perspectiva de la técnica cinematográfica, se nota, ¡y cómo!, que es un film del maestro Imamura.

Pedro Antonio Urbina