Deliciosa Martha

Guion: Sandra Nettelbeck.
Intérpretes:
Martina Gedeck, Sergio Castellito, Maxime Foerste, Sibille Canonica, Katja Studt.
107 min.
Jóvenes-adultos.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Martha es la cocinera jefe de un afamado restaurante de Hamburgo. Treintañera, soltera e independiente, su única ocupación y devoción es mantener el prestigio de su cocina. Las cosas cambian cuando su hermana, madre soltera, fallece en un accidente, y ella acoge a su hija Lina, de ocho años. La ordenada vida de Martha se tambalea con la irrupción de la desconsolada y testaruda Lina, y se derrumba cuando la propietaria del restaurante, para ayudarla, contrata a un chef italiano llamado Mario, todo vitalidad y desorden, el perfecto negativo de Martha.

Deliciosa Martha es una parábola sobre la vida moderna, el trabajo y las relaciones humanas, sobre los sentimientos, sobre amar y ser amado. Todo ello servido con sencillez y elegancia. Sandra Nettelbeck traza un retrato preciso de Martha, incluidos sus defectos, y lo hace con tal gracia y cariño que el espectador se implica en las naderías que llenan su vida. Además del oficio de la directora y guionista alemana, la actriz Martina Gedeck encarna muy bien a Martha, mujer fuerte y frágil a la vez, que ha cambiado su corazón por un manual de cocina. A su lado, la niña Máxime Foerste es un prodigio de naturalidad, mientras que Sergio Castellito hace creíble a su personaje, cercano a estereotipo.

El guión presenta pocas sorpresas pero bien combinadas. Hay buenas situaciones, jugosos diálogos, excelentes silencios. Nettelbeck favorece lo visual y resuelve sin palabras muchas escenas, apoyándose a veces en la acertada banda sonora. En este sentido, la cocina y la comida son bien usados como medios de expresión de sentimientos.

Por todo lo dicho, Deliciosa Martha merece figurar junto a otras grandes películas que tienen por tema la comida, como el El festín de Babette, Dublineses o Comer, beber, amar.