C'est la vie

C’est la vie

TÍTULO ORIGINAL Le Sens de la fête

PRODUCCIÓN Francia - 2018

DURACIÓN 116 min.

PÚBLICOJóvenes-adultos

CLASIFICACIÓNLenguaje soez

ESTRENO26/01/2018

GÉNEROS

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Olivier Nakache y Eric Toledano se dieron a conocer en 2012 con Intocable, la historia de una amistad entre un tetrapléjico y su cuidador, una relación llena de humor, desenfado y humanismo. Tras la menos redonda, si bien humorística y optimista, Samba, vuelven a apostar en C’est la vie! por el humor a pesar de las contradicciones.

Es esta una película coral que se centra en Max (Jean-Pierre Bacri) y los empleados de su empresa organizadora de bodas. Durante los preparativos de un banquete nupcial en un castillo afloran las discrepancias entre la ayudante de Max, Adèle (Eye Haidara), y el cantante James (Gilles Lellouche). Las elevadas exigencias del novio, Pierre (Benjamin Lavernhe), y los despistes de Julien (Vincent Macaigne), cuñado de Max y exprofesor dado a corregir a todo el mundo, pero que no da una a derechas, hacen temer lo peor a Max, quien además ha de hacer frente a los problemas con su amante Josiane (Suzanne Clément).

A diferencia de los filmes al uso sobre bodas, C’est la vie! no se centra tanto en los novios y sus invitados como en el personal de la empresa organizadora; esa original perspectiva compensa el hecho de que la película no alcance la profundidad de Intocable. Con toda una variedad de personajes en torno a un Max al borde de un ataque de nervios, los guionistas y directores franceses despliegan un humor centrado más en la locuacidad que en gags visuales; la rapidez con que se suceden los chistes se refleja en un ágil montaje de alto ritmo. El punto fuerte de C’est la vie! radica en que los directores, si bien presentan toda una serie de personajes con sus debilidades —desde la belicosa Adèle hasta el torpe Julien, pasando por el inepto fotógrafo Guy (Jean-Paul Rouve) y el trasnochado animador James—, no los ridiculizan. En la cariñosa mirada de los directores a sus personajes sí que el nuevo filme de Nakache y Toledano coincide con Intocable.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares