Cegado por la luz

Blinded by the Light (Cegado por la Luz)

TÍTULO ORIGINAL Blinded by the Light

PRODUCCIÓN Reino Unido - 2019

DURACIÓN 114 min.

PÚBLICOJóvenes

CLASIFICACIÓNSensualidad

ESTRENO20/09/2019

GÉNEROS,

DIRECTORES

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Inglaterra, 1987. Javed es paquistaní, vive en Londres, tiene dieciséis años y un padre aferrado a viejas tradiciones. Un día descubrirá que la música de Bruce Springsteen puede ayudarle a superar una adolescencia muy turbulenta.

Desde que en el año 2002 conquistara las taquillas de Gran Bretaña, y de medio mundo, con la comedia Quiero ser como Beckham, la cineasta británica de origen indio Guridner Chadha ha basado su filmografía en un único tema, con ligeras variaciones. Chadha se ha dedicado a reflejar en la pantalla grande las aristas del multiculturalismo y las contradicciones de vivir en una aldea global. Una reflexión, por cierto, muy autobiográfica y que elabora además, siempre, desde la comedia agridulce. Dicho con otras palabras, que nadie espere un ápice de realismo social. En todo caso, si hay realismo, es realismo mágico. En el cine de Chadha hay una base de crítica social/cultural pero acompañada de una o varias historias de amor, mucho vestuario colorido, bastante música e importantes dosis de escapismo.

De todo esto hay en Cegado por la luz. La música la pone Springsteen y el escapismo y el realismo mágico, esa reconstrucción de los años 80 tan estrambótica como reconocible. Y Chadha traslada al guion sus clásicos temas: la lucha entre tradición y modernidad, el choque entre religión y laicismo, y el conflicto cultural entre Oriente y Occidente. Hay que reprocharle, sin embargo, que cargue la mano en algunos momentos que amenazan derrumbar, con su dramatismo y su maniqueísmo de brocha gorda, lo que pretende ser una comedia festiva, didáctica, sí, pero llena de buenas intenciones.

Al final, la película, por culpa de estas irregularidades, se queda en tablas y no llega ni a convencer ni a irritar. Un divertimento con un par de momentos inspirados… y una magnífica música.

Ana Sánchez de la Nieta
@AnaSanchezNieta

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares