American Buffalo

American Buffalo

TÍTULO ORIGINAL American Buffalo

PRODUCCIÓN Estados Unidos - 1996

DURACIÓN 88 min.

PÚBLICOAdultos

CLASIFICACIÓNLenguaje soez

ESTRENO13/09/1996

GÉNEROS

GUIONISTAS

DIRECTORES

Don regenta una tienda de objetos usados. Últimamente tiene la convicción de que un cliente se aprovechó de él al adquirir una de sus monedas por una cantidad irrisoria. Por ello le somete a estrecha vigilancia valiéndose de Bobby, un chico negro a quien Don ayudó a desengancharse de la droga y por el que siente un sincero aprecio. Con la ayuda de Teach, un viejo conocido sabelotodo, planeará el robo de la moneda.

El American Buffalo, la moneda que da título al film, se constituye en eficaz motor de una narración que disecciona de modo implacable a una sociedad urbana cruel e insolidaria. La situación dramática es sencilla; el decorado, casi único -la oscura y claustrofóbica tienda-, sólo desahogado por ocasionales salidas a una calle poco transitada. Parece imposible que algo interesante, una situación emocional fuerte, pueda emerger de marco tan elemental. Y sin embargo, sucede. Los sentimientos explotan, el miedo cede paso a la violencia verbal y física. La soledad y la desconfianza se meten en el cuerpo de los personajes, o quizá siempre estuvieron dentro de ellos. A partir del reconocimiento del estado de las cosas puede empezar a vislumbrarse una oportunidad para la supervivencia, un atisbo mínimo de esperanza.

El dramaturgo, guionista y director de cine David Mamet adapta a la pantalla su obra American Buffalo, escrita en 1975, y que apunta temas tratados con más extensión en Glengarry Glen Ross. El joven director Michael Corrente, con experiencia teatral y un film de prestigio, Federal Hill, a sus espaldas, acomete la tarea de plasmarla en imágenes. Con adecuada progresión, Corrente encamina lo que parece anodino a un clímax de alto voltaje.

American Buffalo es un auténtico regalo para los actores, que exprimen al máximo sus respectivos personajes. Dustin Hoffman compone un formidable Teach; los menos conocidos Dennis Franz y Sean Nelson le dan perfecta réplica.

José María Aresté

Funcionalidad exclusiva para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta para poder comentar. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Para aceptar las cookies pulse el botón de aceptación. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.