Los obispos italianos desaconsejan los matrimonios entre cristianas y musulmanes

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Roma. Aun a costa de ser malinterpretada por cuantos predican el “multiculturalismo” como valor supremo, la Conferencia Episcopal italiana alertó la semana pasada sobre los riesgos de los matrimonios mixtos entre católicos y musulmanes, un fenómeno que ha crecido en la última década con la inmigración. Los obispos afirman en una nota pastoral que “la experiencia madurada en estos años induce a desaconsejar, o al menos a no alentar, este tipo de matrimonios”.

Los obispos subrayan las dificultades que se derivan de “las profundas divergencias culturales y religiosas”. Esos problemas se agudizan más todavía si el lugar de residencia elegido tras la boda es un país musulmán y si la parte católica es la mujer.

Según estadísticas oficiales, durante el año 2005 se han celebrado en Italia en torno a 20.000 matrimonios mixtos. En casi la mitad de los casos se trata de una boda entre un italiano y una mujer procedente de la Europa centro-oriental, mientras que los matrimonios entre una parte cristiana y otra musulmana suponen el 10%.

En esos casos, los mayores inconvenientes se presentan cuando el varón es musulmán y la mujer cristiana, que es la combinación más frecuente. Las dificultades dependen de cómo el cónyuge y su familia de origen interpreten la ley coránica, que plantea una neta disparidad jurídica entre el hombre y la mujer, hace del varón el centro del hogar, le permite la poligamia y le concede el derecho a divorciarse. Además, no admite el derecho a la libertad religiosa (por ejemplo, el marido no musulmán que se casa con una musulmana está obligado -al menos, en teoría- a hacer una profesión de fe irrevocable).

En Italia uno de cada trece divorcios se produce entre matrimonios formados por italianos y extranjeros. Los datos sociológicos muestran -según Samir Kalil Samir, sacerdote árabe experto en cuestiones islámicas- que la ruptura de matrimonios entre musulmanes y cristianos es más elevada que entre matrimonios integrados solo por cristianos. Cuando se produce la quiebra de un matrimonio mixto cristiano-musulmán, uno de los problemas más agudos es el de la patria potestad sobre los hijos, que, según la tradición musulmana, corresponde al padre.

Diego Contreras

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares