Francisco habla de Juan Pablo II

Francisco Juan Pablo II

Fragmento de la portada de “San Giovanni Paolo Magno”

 

El libro San Giovanni Paolo Magno, publicado hace unas semanas en Italia, es una contribución del Papa al centenario de su predecesor polaco, que se cumple el próximo 18 de mayo.

El texto, que tiene como tema principal la figura de san Juan Pablo II, no pretende ser un compendio del pensamiento de Francisco sobre el Papa Wojtyła, ni tampoco un libro-entrevista. Es un diálogo entre el Papa Francisco y el sacerdote Luigi Maria Epicoco, teólogo y escritor, sobre la vida y la espiritualidad de Juan Pablo II, con motivo del centenario de su nacimiento.

Se trata de un libro breve –cinco capítulos–, en el que hay abundantes referencias biográficas de S. Juan Pablo II y algunos recuerdos personales de Francisco. El autor introduce el diálogo con un prefacio, en el que subraya lo que podría ser el resumen de esta pequeña obra: para Francisco, el Papa polaco era un gigante, pero también un padre.

En el libro se precisa –dando siempre la voz a Francisco– que Juan Pablo II ha sido una figura decisiva para el Pontífice argentino. Es, ante todo, una figura de consolación, porque la primera vez que lo conoce personalmente es en un momento oscuro de su vida, y las pocas palabras que le dirige Juan Pablo II le confortan. Años después, fue el mismo Juan Pablo II quien lo quiso como obispo auxiliar de Buenos Aires, arzobispo y cardenal: es como si la vida de Papa Bergoglio estuviera indisolublemente entrelazada con el pontificado de Juan Pablo II.

En el pequeño volumen se habla de abundantes temas, pero sobresalen dos: el primero es la importancia que para Juan Pablo II tuvo el haber trabajado manualmente, compartiendo los afanes de los obreros en una cantera y luego en una fábrica química (Solvay), para ganarse la vida y evitar la deportación a Alemania. El Papa Francisco observa que fue esta experiencia lo que llevó a Wojtyła a desarrollar una gran cercanía al mundo del trabajo y a las preocupaciones sociales: el trabajo le facilitó comprender un mundo que, normalmente, el entorno clerical no conoce de cerca. Para Epicoco, ponerse en el lugar de los trabajadores les ayudó a ambos a mirar el mundo del trabajo con una paternidad y atención diferentes.

La gracia del celibato

El segundo tema es el celibato sacerdotal y el sacerdocio femenino. En las páginas del libro, Francisco –refiriéndose a Juan Pablo II– no solo reitera que el celibato es una característica fundamental de la Iglesia latina, sino que añade una palabra que se ha convertido en la clave para entender el celibato: una “gracia” a la que sería insensato renunciar. Para Francisco, la lectura que se debe aplicar al celibato no puede ser meramente disciplinar.

Sobre la ordenación de mujeres, Francisco vuelve a afirmar que la discusión está cerrada porque el propio Juan Pablo II la cerró, especialmente al destacar que se ha creado un gran malentendido al decir que el espacio de las mujeres en la Iglesia debe estar vinculado al ministerio sacerdotal, entendido como ejercicio de poder. Según Francisco, si consideramos el sacerdocio de esa manera, hay algo que no funciona. Si bien es cierto que todavía hay mucho que hacer para dar espacio al genio femenino dentro de la vida de la Iglesia, queda claro en el libro que, para Francisco, superponer estas dos cuestiones es absolutamente peligroso. En la perspectiva del Papa, pensar que solo el sacerdocio puede dar a las mujeres la oportunidad de tener un espacio dentro de la Iglesia significa malinterpretar, por ejemplo, el papel de la Virgen María o el de María Magdalena, o de todos los personajes femeninos que pueblan el Evangelio.

En una entrevista concedida a Vatican News, Epicoco observa que “más que de una continuidad entre los dos Papas, hablaría de una indiscutible comunión”. “La Iglesia –afirma, para dar el enfoque adecuado al espíritu de su libro– no debe ser considerada como una estructura uniformada sino como comunión. Y es precisamente por esta capacidad de mantener juntas cosa diferentes por la que Iglesia vive. Todos los que quieren blanco o negro, derecha o izquierda, tradicionalismo o progresismo, aplican categorías demasiado estrechas, incapaces de concebir la verdadera vida de la Iglesia”.

_____________________

Papa Francisco con Luigi Maria Epicoco, San Giovanni Paolo Magno, Edizioni San Paolo, Cinisello Balsamo (2020), 128 págs., 12 € (papel) / 8,99 € (digital). Comprar

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares