El Papa pide mayor libertad religiosa para Vietnam

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 2m. 22s.

En su discurso a los obispos vietnamitas, que han estado en Roma del 14 al 24 de enero en vista ad limina, Juan Pablo II aludió a las restricciones que el régimen comunista impone a la Iglesia en ese país. “La Iglesia -dijo- espera de la comunidad política el respeto total de su independencia y de su autonomía”.

En concreto, el Papa reclamó el derecho de la Iglesia a “regirse de manera autónoma; celebrar sin ninguna restricción el culto público; poder enseñar públicamente la fe y testimoniarla tanto oralmente como por escrito; sostener a sus miembros en la práctica de la vida religiosa; escoger, educar, nombrar y distribuir a sus propios ministros; manifestar la fuerza singular de su doctrina social, y promover iniciativas en los campos educativo, cultural, caritativo y social”.

Desde que en 1995 el régimen vietnamita anunciara un mayor reconocimiento de la libertad religiosa (ver servicio 77/95), se ha notado una pequeña mejora. El pasado mes de octubre el gobierno permitió que el Papa pudiera nombrar tres nuevos obispos, aunque dos diócesis siguen vacantes. En la última visita ad limina han podido participar todos los obispos menos uno, mientras que de 1985 a 1995, el gobierno casi nunca les permitió viajar a Roma. En diciembre pasado, el primer ministro Phan Van Khai elogió públicamente la contribución de los católicos en los campos moral y social, según recogió el diario del Partido Comunista, Nhan Dan (30-XII-2001).

Pero la libertad de la Iglesia sigue sujeta a numerosas restricciones. El mes pasado, el presidente de la Conferencia Episcopal, Mons. Pablo Nguyen Van Hoa, dirigió una carta al primer ministro en la que pedía el levantamiento de distintas trabas. Después de subrayar que los católicos desean comprometerse en el desarrollo económico y social de Vietnam, reclamaba que los obispos puedan admitir nuevos seminaristas todos los años, en vez de solo cada dos años, y que se suprima el examen de lealtad al régimen de los candidatos al sacerdocio. Pedía también permiso para construir nuevos templos, la restitución de los bienes expropiados a la Iglesia y la posibilidad de que el clero reciba publicaciones religiosas del extranjero.

En medio de las limitaciones impuestas por el régimen, la Iglesia católica se extiende en Vietnam. Según la agencia Fides, en los últimos cinco años el número de fieles ha aumentado un 14,39%, mucho más que la población total (+5,33%). Se estima que en la actualidad hay unos 7 millones de católicos, el 9% de la población, aunque las estadísticas oficiales solo registran 5,3 millones. La Iglesia cuenta con 2.133 sacerdotes, 1.861 religiosos y 9.654 religiosas. En los últimos cinco años ha aumentado en un 77,74% el número de religiosos y en un 51,44% el de religiosas.