EE.UU. corteja a la cadena Al Yazira, antes “Osama Television”

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

La guerra de Irak despierta el apetito de los televidentes de Oriente Medio por una información en lengua árabe, no manipulada por los gobiernos y hecha desde una perspectiva distinta a la occidental. Este es el perfil de la cadena de noticias Al Yazira, que alcanzó notoriedad en la guerra de Afganistán. Las cadenas occidentales dependieron entonces de sus imágenes, por ser la única autorizada por el régimen talibán a permanecer en Kabul, y la que difundió en exclusiva los vídeos de Bin Laden. Ahora va a tener la competencia de Al Arabiya, otra cadena de información continua en lengua árabe, que acaba de ser lanzada por un grupo audiovisual saudí poco antes del comienzo de la guerra de Irak.

Al Yazira es una cadena privada de información continua emprendida en 1996 con financiación del gobierno de Qatar. A diferencia de las televisiones oficiales de los países árabes, su tono profesional e independiente la ha convertido en una televisión creíble. Esto ha provocado también las quejas de gobiernos árabes reacios a la libertad de información, por lo que Al Yazira es cadena non grata en Arabia Saudí, Kuwait y Jordania, que no le permiten tener corresponsales. Los obstáculos no han impedido que alcance una audiencia de 45 millones de telespectadores, y es de esperar que llegue a muchos más con la información sobre la guerra de Irak.

A partir de ahora va a tener la competencia de Al Arabiya, lanzada por el grupo audiovisual saudí MBC, cuyo presidente Walid Ibrahim es cuñado del rey Fahd de Arabia. Para desmarcarse de la concurrencia, Al Arabiya asegura que su línea editorial es contraria a todos los extremismos, con el deseo de “unir e informar a todos los árabes”, manteniendo “la profesionalidad y la credibilidad”. Por ahora su mayor activo es un presupuesto de 300 millones de dólares para los próximos cinco años. El trabajo lo realizan 70 periodistas, la mitad de cuales están en su redacción en Dubai y la otra mitad como corresponsales en el extranjero.

Los norteamericanos no son tampoco ajenos a la creación de Al Arabiya, según fuentes que apoyan una información de Le Monde (15-III-2003). La Administración Bush es consciente de que su capacidad de influir en la opinión pública árabe es escasa, por lo que prefiere actuar a través de otros.

La Administración Bush, que antes se refería a Al Yazira como “Osama Television” y trató de obstaculizar su trabajo, ha cambiado ahora de actitud. Durante la guerra de Afganistán la diplomacia norteamericana comprendió que Al Yazira era la única cadena creíble en el mundo árabe, y que valía más la pena estar a bien con ella. Al mismo tiempo, los norteamericanos obtuvieron secretamente del gobierno de Qatar que los vídeos de Bin Laden fueran visionados por ellos antes de ser emitidos por Al Yazira, y -según algunos medios árabes- también que fueran expurgados de ciertas secuencias.

Ante la guerra de Irak, los asesores de Bush han valorado la importancia de llegar a una audiencia árabe a través de Al Yazira. La asesora de seguridad, Condolezza Rice, y el secretario de Defensa, Donald Rumsfeld, han encontrado tiempo para conceder declaraciones en exclusiva a la cadena. El Pentágono ha ofrecido puestos a los reporteros de Al Yazira para viajar con las tropas americanas, según The New York Times (20-III-2003).

No hay que perder de vista que Al Yazira está siendo una de las principales fuentes de imágenes desde Bagdad durante los primeros días de la invasión. Las tres principales cadenas norteamericanas abandonaron Bagdad antes del comienzo de la guerra, pero establecieron acuerdos para que Al Yazira les suministrara imágenes.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares