La discriminación por razones políticas

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: -1m.

Habíamos llegado a pensar que la objeción de conciencia era un tic de gente religiosa, por no decir fundamentalista. Pasteleros y floristas que no quieren participar en bodas gais; médicos y enfermeras que rechazan hacer abortos; doctores para quienes una muerte digna no tiene nada que ver con la inyección letal… Pero no; estamos descubriendo que también entre el público que se considera progresista hay conciencias muy sensibles, por no decir escrupulosas. Hasta el punto que no quieren ver en sus negocios a gente que defiende políticas que a ellos no les gustan.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Funcionalidad exclusiva para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta para poder comentar. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Para aceptar las cookies pulse el botón de aceptación. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.