Valérie Bonneton
Dany Boon repite el esquema de “Bienvenidos al norte” y, sin llegar a convencer del todo, ofrece una simpática comedia francesa.
Con toneladas de nostalgia y reiterativas bromas sexuales, la película pinta a los numerosos miembros de un clan familiar post-generación del 68, y traba bien las anécdotas que configuran la historia.
Canet radiografía una generación –que es la suya– de forma muy crítica, y, a pesar de todo, amable en las formas.
Cerebral y fría película sobre una herencia que reúne a los miembros dispersos de una familia.

Contenido exclusivo para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.