Thomas Haden Church

2.Mar.2005
Una especie de “Thelma and Louise” en versión masculina, que va poniendo de relieve la tremenda soledad de unos seres marchitos y a la deriva.