Maximiliano Hernández
Gran remate de “Infinity War”, las tres horas de duración permiten alternar historias personales y gran épica, cerrar muchos relatos y dejar la puerta abierta a otros nuevos.
El poder destructivo de la droga, visto a través de unos de personajes más o menos corrientes cuyo sentido moral es puesto a prueba.
Cuando ya nadie esperaba nada bueno de una película de superhéroes, por pura saturación, Whedon ha logrado un resultado notable.
Unos impresionantes fuegos artificiales a escala del dios del trueno.
Película llena de tópicos sobre corrupción policial en Nueva York. Guión confuso salvado por la excelente interpretación de los dos protagonistas.

Contenido exclusivo para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.