Alberto Nahum García
Las series, uno de los fenómenos más exitosos de la cultura popular contemporánea, nos permiten tomar el pulso a tendencias actuales.
La serie más citada por los políticos españoles es un retrato muy bien escrito sobre la ambición de poder en la vecina Francia.
Una miniserie australiana con dos personajes que viajan juntos y se ayudan mutuamente a curar sus heridas.
Una sátira que revela las inconsecuencias de la política identitaria y de la corrección política.
La justicia anula un programa escolar de género, implantado por el gobierno de Navarra, contra el que recurrieron familias por considerarlo una imposición ideológica.
Una serie de héroes y aventuras para todos los públicos, que reimagina la leyenda de Arturo desde los años de juventud del mago Merlín.
Un adictivo relato de atraco perfecto, que arranca con gran fuerza y decae después de la primera temporada.
La dura historia real del accidente nuclear de 1986, con su galería de dirigentes inmorales y héroes anónimos, equivale a una potente impugnación del comunismo.
La vigilancia contra el “discurso del odio” está cercenando la libertad de expresión y cancelando los debates de ideas en la universidad, sobre todo en los países anglosajones.
En Estados Unidos han surgido iniciativas para fomentar la libertad de la expresión y el debate en la universidad, frente a la actual corrección política.
En esta época donde la televisión está atestada de antihéroes y hogares disfuncionales, merece tanto la pena esta serie, enormemente entretenida, sobre una familia normal. Fox Life estrena la segunda temporada el 5 de octubre.
Catherine Cawood, una oficial de policía eficaz y valerosa, hace lo indecible para evitar que su mundo familiar, surcado por la muerte, el crimen y la drogadicción, se vaya por la borda.
La investigación de un crimen da pie a presentar la complejidad racial y religiosa de la sociedad estadounidense sin ceder al discurso políticamente correcto.
En un mundo tan hiperconectado, la serie de Sam Esmail confirma los temores de muchos: adentrarse cada vez más en el ciberespacio pone en riesgo la privacidad y la seguridad.
Los orígenes del famoso psicópata asesino Hannibal Lecter, mostrados con inteligencia y derroche estético, y con una violencia brutal pero no banalizada.
En la tercera temporada, la serie sobre intrigas políticas protagonizada por Kevin Spacey continúa ahondando en el rebuscado cinismo que acaba haciéndola difícil de creer.
Esta especie de “precuela” de “Batman”, centrada no en el superhéroe, sino en el policía James Gordon, tiene mucho potencial para la ficción y el entretenimiento, aunque aún no lo ha explotado del todo.
Una excelente miniserie, que no es un mero “remake” de la película de los Coen, y que reivindica la bondad del hombre normal, ahora que la ficción televisiva se ha llenado de antihéroes.
La serie adapta el libro de Roberto Saviano para dar una visión de la mafia italiana llena de violencia y desprovista de cualquier halo romántico. Los lunes a las 22:30.

Contenido exclusivo para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Para aceptar las cookies pulse el botón de aceptación. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.