Erradicar las capillas de la universidad

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Para criticar la presencia de capillas en las Universidades se alega que el Estado no puede acoger actividades religiosas en los espacios públicos. Pero en las Universidades hay otros muchos servicios que sirven a los intereses de los usuarios y que no están conectados con la actividad académica.

Capillas universitarias en un Estado aconfesional


Espacio para todos

La Facultad de Geografía e Historia de la Universidad Complutense de Madrid ha alegado motivos de espacio para prescindir de la capilla. Habría que ganar ese local para dedicarlo a actividades docentes. Pero da la impresión de que el agobio de espacio no impide que exista en la Facultad un plural muestrario de asociaciones, que disfrutan del uso de locales, en virtud del artículo 10 de su reglamento.

Algunas tienen que ver con los estudios que allí se realizan: Asociación Cultural de Estudios Históricos y Sociales, Atlántida Geografía e Historia, Unión Cultural Arqueológica. Unión de Historiadores Progresistas, Estudiantes de Geografía y Jóvenes Geógrafos.

Otras responden a actividades deportivas, lúdicas y culturales: Club Deportivo de Geografía e Historia, Club Deportivo de Filosofía y Letras, Cultural Cine Chomon. Cultural Independiente, Grupo de Danza Española, Tribuna, Tuna de Filosofía y Letras, Asociación Cultural Luna Nueva…

En este contexto plural y participativo de asociacionismo universitario, la capilla de esta Facultad, regulada por acuerdos vigentes, lleva décadas prestando sus servicios religiosos a todos los estudiantes y profesores que lo deseen. Quizá tenga un público minoritario, pero tampoco parece que la Tuna o el Grupo de Danza Española, por citar alguno, atraigan más que a un pequeño grupo de adictos. En fin, da la impresión de que en la Facultad hay sitio para diversas capillas culturales.

No se entiende, por tanto, el empeño de algunos miembros de esta Facultad por marginar la capilla a unas dependencias exiguas, e incluso por cerrarla. Lo que realmente se comprueba es que hay mucho espacio para todos. Quizá lo que falta es espacio para la tolerancia.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares