En Corea del Sur cunde el desencanto con la meritocracia educativa

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 3m. 4s.
Corea del Sur era conocida por su excelencia educativa, aunque pagaba un precio demasiado caro: infelicidad, suicidios. La competitividad para ingresar en las mejores universidades exigía a los alumnos pasar muchas horas en academias y clases particulares. En esa feroz lucha, familias pudientes empleaban su influencia de modo poco ético, como acaba de salir a la luz en las acciones judiciales contra Choi Soon-sil, la consejera áulica de la destituida presidente Park Geun-hye. De ahí la promesa del sucesor, Moon

Contenido Oculto

Suscríbete a Aceprensa o inicia sesión para continuar leyendo el artículo.

Acceder
Suscripción

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares