Visitar museos de moda

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 4m. 6s.

El pasado 4 de diciembre se celebró el quincuagésimo aniversario de la creación de la casa francesa de moda Yves Saint Laurent en París. Cincuenta años de existencia de una firma cuyo creador y más esencial representante, Saint Laurent, podría ostentar el título, junto a Coco Chanel, de referente universal de la moda, al haber cambiado el concepto que de la mujer se tenía en este ámbito.

Coincide tan significativa fecha con una importante retrospectiva (1) en Madrid sobre el creador francés, que supone un recorrido por sus cuarenta años como diseñador. Una exposición muy cuidada en todos los detalles, ideada y llevada a cabo gracias al empeño del principal colaborador de Saint Laurent, Pierre Bergé.

Saint Laurent y el arte
Al recorrer los distintos espacios de la muestra, podemos apreciar los cerca de 150 modelos de alta costura y prêt-à-porter, su primera colección YSL (Ligne Trapéze, 1958), los maravillosos vestidos de noche… el estilo Saint Laurent y su fundamento lo inundan todo.

Gran coleccionista de arte, su afición por la pintura le llevó a plasmar, mediante sus diseños, imágenes y sensaciones que nos conducen hasta la obra de Mondrian, Miró, Picasso, Matisse o Braque.

Sin embargo, la relación entre creadores de moda y el arte, en sus diferentes manifestaciones, no es nueva ni se circunscribe únicamente a los dominios de una maison concreta. El arte está presente en la moda a través de Mariano Fortuny, Sonia Delaunay, Roberto Capucci…, y la moda homenajea al arte, hoy, en la última colección de Giorgio Armani, pre-fall 2012, inspirada en el deconstructivismo postmodernista, sin ir más lejos.

Afirmaba Saint Laurent que “por encima de todo, había tenido respeto hacia el oficio (de la moda) que, aunque no es exactamente un arte, necesita de un artista para existir”. Sin embargo, esta proclama parece desvanecerse ante una industria cada vez más dominada por la eficiencia de los procesos y el lucro, a los que tampoco puede escapar la artesanía, en otro tiempo protagonista indiscutible en las casas del lujo y la alta costura.

Presencia en museos
Aun así, nunca como en nuestro tiempo, la indumentaria y la moda han estado tan vinculados a lo artístico a través, sobre todo, de su presencia en los museos. Decenas y decenas de ellos en el mundo están dedicados al vestido, además existen otros especializados en calzado, bordados, pieles, joyas, encajes, labores de aguja, seda, textiles, uniformes, cosméticos…

El vestido es algo más que estética: es un factor de identidad, tal vez, el más visible. La moda como fenómeno social complejo adquiere especial relevancia a través de la memoria que nos proporcionan los museos y la finalidad educativa de sus exposiciones. Así, por ejemplo, el Instituto de la Moda Occidental de Kioto reconoce y valora el vestido no sólo como un fruto del proceso de creación artística sino también producto de una excelente habilidad e ingenio (2).

En la actualidad, contamos incluso con museos virtuales. El pasado 5 de diciembre se presentó, con un despliegue importante de medios, en el MOMA de Nueva York, el Museo Virtual Valentino Garavani (ver vídeo). Con más de 5.000 imágenes, 95 pasarelas y la luz ‘natural’ de Roma, se trata del primer museo de estas características en que, a través de una aplicación que se descarga online, podremos trasladar unos 10.000 m2 de espacio virtual a nuestro ordenador, tablet o smartphone.

Parece que, al menos en esta ocasión, la arquitectura, el continente, desaparece para ceder protagonismo al contenido. Aunque ambas partes son relevantes, la cuestión principal debe centrarse en el público, en las personas que acuden, de manera masiva, a los museos.

Los grandes emporios del sector, principalmente en el lujo, han creado fundaciones, con las que construyen también su imagen exponiendo para el gran público el arte que atesoran. Mediante esta estrategia, los grupos multinacionales del lujo intentan dotar de un significado más profundo el ámbito de la moda, más allá del negocio. Así, LVMH, PPR y otros grupos, como Prada (3), comienzan a crear y a ampliar espacios museísticos con colecciones antes privadas. El arte sigue siendo hoy un elemento clave de la diferenciación social; esperemos que también lo sea pronto el conocimiento.

____________________

(1) La exposición, fruto de la colaboración entre la Fundación Mapfre y la Fundación Bergé-Yves Saint Laurent, se mantendrá abierta al público, en la sede de la Fundación Mapfre, en Madrid, hasta el 8 de enero de 2012.
(2) Fukai A. (1993), “El Instituto de la Moda Occidental de Kioto: razón de ser y actividades”, Museum Internacional (París, UNESCO), n. 179 (vol .XLV, n. 3).
(3) De la Torriente, E., “La guerra del lujo es puro arte”, El País, 26-11-2011.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares