Triunfan los Coen

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 7m. 23s.

No es país para viejos, de Ethan y Joel Coen, ha sido la vencedora de los Oscar 2007, con cuatro premios: película, director, guión adaptado (de los propios hermanos Coen) y actor secundario (el español Javier Bardem). Diablo Cody, una debutante, se llevó el premio al guión original por Juno. Pozos de ambición, empatada a ocho candidaturas con la película de los Coen, obtuvo los premios al actor principal (Daniel Day-Lewis) y la fotografía (Robert Elswit). La segunda película en número de premios (tres) es El ultimátum de Bourne.

Si hay que hablar de derrotadas ilustres, el título es La escafandra y la mariposa: la valiosa película de Julian Schnabel se va de vacío. Si se quiere destacar algo llamativo por infrecuente, hay que elegir el oscar a la actriz francesa Marion Cotillard: es la tercera persona que gana un Oscar al actor principal por una película en lengua no inglesa, hecho que solo tiene dos precedentes (Roberto Benigni en 1998 con La vida es bella y Sophia Loren en 1961 con Dos mujeres).

Los 25 premios otorgados por la Academia de Cine de Hollywood, de la que forman parte 5.000 profesionales de la industria del cine norteamericana asentada en Los Ángeles, pueden gustar más o menos; pero para quien haya visto las películas en liza, resultan razonables.

La triunfadora indiscutible es No es país para viejos, escrita y dirigida por los hermanos Joel y Ethan Coen, que ya habían ganado un Oscar al mejor guión original en el año 1996 por Fargo. La ganadora del Oscar 2007 a la mejor película es una adaptación de un libro de Cormac McCarthy, ganador del Pulitzer en 2007 por La carretera y del Nacional Book Award en 1992 por Todos los hermosos caballos. Los Coen cuentan la historia de un duelo a muerte en la frontera México-EE.UU. para retener una maleta llena de dinero procedente del narcotráfico. Se disputan el botín un cazador furtivo veterano de la guerra de Vietnam y un asesino a sueldo contratado por los narcos. Entre ellos se interpone un sheriff a punto de jubilarse, interpretado por Tommy Lee Jones.

Muy bien rodada y con un trabajo actoral de buen nivel, la película es una cinta de género a la que se puede achacar su carácter esquemático tanto en la trama como en los personajes, que verdaderamente tienen muy escaso recorrido. Quizás por eso, bastantes críticos de cine han señalado que Fargo era mucho más completa y que es un poco exagerado el doble premio a película y director para una cinta que deja muy poco poso.

El Oscar a mejor guión original que ha obtenido la debutante Diablo Cody por Juno recompensa a una de las dos películas más rompedoras y originales de esta edición de los Oscar, un acercamiento fresco y dinámico (a ratos, deslenguado y procaz, en su afán por describir la mentalidad de los adolescentes de un instituto norteamericano) a asuntos de gran trascendencia social. La otra, La escafandra y la mariposa, se ha ido de vacío, quizás para dejar claro que a los profesionales de Hollywood no les ha gustado que el norteamericano Schnabel ruede en Francia y con reparto francés que habla en francés. De las películas aspirantes a los Oscar son, junto con la irlandesa Once, las tres películas más ricas desde el punto de vista antropológico.

Los europeos copan los premios interpretativos

Las reticencias idiomáticas no han impedido que la parisina de 32 años Marion Cotillard se imponga como mejor actriz por su extraordinario trabajo en la película francesa La vida en rosa, el biopic sobre la desgraciada vida de la cantante Edith Piaf. Hace 10 años ocurrió algo parecido con Roberto Benigni. Cotillard es la segunda mujer que gana el Oscar a la actriz principal con una película en lengua no inglesa: la otra es Sophia Loren por Dos mujeres, la cinta italiana de 1961 dirigida por el gran Vittorio de Sica.

Daniel Day-Lewis (Londres, 1957) ganó su segundo Oscar -18 años después de Mi pie izquierdo– por su carismática interpretación de un magnate del petróleo en Pozos de ambición, un impactante y estilizado drama que también ganó el Oscar a la fotografía, obra de un gran profesional, el veterano Robert Elswit.

Los premios a los actores secundarios fueron para el español de 37 años Javier Bardem, asesino despiadado en No es país para viejos, y para la londinense de 47 años Tilda Swinton por su papel de ejecutiva en Michael Clayton. Swinton -una brillante universitaria graduada en Cambridge- fue y será la Bruja en Las Crónicas de Narnia.

El titular para el apartado de las mejores interpretaciones parece obligado: Europa gana por goleada, cuatro a cero.

Otros premios

La inteligente y expresiva partitura compuesta por el italiano Dario Marianelli para Expiación y la canción “Falling Slowly” de Glen Hansard y Markéta Irglová, protagonistas de la extraordinaria cinta irlandesa Once, fueron los triunfadores en el apartado musical.

Un blockbuster que ha ingresado 443 millones de dólares, El ultimátum de Bourne, fue la segunda película más premiada de la gala, con tres Oscars (montaje, edición de sonido y mezclas de sonido), unos premios técnicos que Pozos de ambición y La escafandra y la mariposa habrían merecido con más motivo, porque son especialmente originales en esos apartados.

Y ya que hemos aludido a ingresos de taquilla, parece claro que la película más rentable de las premiadas en los Oscar es Juno. 160 millones de dólares lleva recaudados la película protagonizada por una memorable Ellen Page, con lo que se repite el caso de Pequeña Miss Sunshine en la pasada edición de los Oscar, otra cinta de presupuesto modesto (8 millones) que ganó 100 millones. Se da la circunstancia de que las restantes candidatas a mejor película y director no llegan a la consideración de hit, porque no rebasan la frontera de los 100 millones en la taquilla norteamericana (La escafandra y la mariposa, 5 millones; Pozos de ambición, 34 millones; Michael Clayton, 48 millones; Expiación, 49 millones; No es país para viejos; 64 millones).

La mejor película extranjera fue la austriaca Los falsificadores, sobre un episodio real de la Segunda Guerra Mundial que tiene lugar en un campo de concentración alemán.

En el apartado de animación la cosa estaba clarísima, y Ratatouille ganó el Oscar, una recompensa que se añade a la abultada bolsa de 620 millones de dólares que lleva ganados la gran película de Brad Bird -segundo Oscar para este director de 50 años- producida por Disney-Pixar, que muy bien podría haber ganado el Oscar al guión original: es difícil ser más original.

Esta es la lista completa de galardones:

  • Película: No es país para viejos (No Country for Old Men), de Ethan y Joel Coen
  • Actor principal: Daniel Day-Lewis por Pozos de ambición (There Will Be Blood)
  • Actriz principal: Marion Cotillard por La vida en rosa (La Môme)
  • Actor secundario: Javier Bardem por No es país para viejos
  • Actriz secundaria: Tilda Swinton por Michael Clayton
  • Dirección: Ethan y Joel Coen por No es país para viejos
  • Guión original: Diablo Cody, por Juno
  • Guión adaptado: Ethan y Joel Coen por No es país para viejos
  • Fotografía: Robert Elswit, por Pozos de ambición
  • Montaje: Christopher Rouse por El ultimátum de Bourne (The Bourne Ultimatum)
  • Dirección artística: Dante Ferretti y Francesca Lo Schiavo por Sweeney Todd, el diabólico barbero de la calle Fleet (Sweeney Todd: The Demon Barber of Fleet Street)
  • Vestuario: Alexandra Byrne por Elizabeth: la Edad de Oro (Elizabeth: The Golden Age)
  • Maquillaje: Didier Lavergne y Jan Archibald por La vida en rosa
  • Música original: Dario Marianelli por Expiación (Atonement)
  • Canción original: Glen Hansard y Markéta Irglová por “Falling Slowly” (Once)
  • Montaje de sonido: Scott Millan, David Parker y Kirk Francis por El ultimátum de Bourne
  • Mezclas de sonido: Karen M. Baker y Per Hallberg por El ultimátum de Bourne
  • Efectos visuales: Michael L. Fink, Bill Westenhofer, Ben Morris y Trevor Wood por La brújula dorada (The Golden Compass)
  • Película de animación: Ratatouille, de Brad Bird
  • Película en lengua no inglesa: Die Fälscher (Austria), de Stefan Ruzowitzky
  • Largometraje documental: Taxi to the Dark Side, de Alex Gibney y Eva Orner
  • Cortometraje documental: Freeheld, de Cynthia Wade y Vanessa Roth
  • Cortometraje: Le Mozart des pickpockets, de Philippe Pollet-Villard
  • Cortometraje de animación: Peter & the Wolf, de Suzie Templeton y Hugh Welchman
  • Oscar honorífico: Robert Boyle, diseñador de producción.