Sigue la buena racha de cine alemán sobre el periodo nazi

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m.

Son ya varias las películas alemanas recientes que además de una notable calidad técnica y artística tienen gran interés histórico, tanto por los temas que tratan como por el modo de abordarlos. Hace varios meses se elogió, demasiado a mi parecer, “El hundimiento”, que era casi un calco de la película anglo-italiana “Hitler, los diez últimos días”, en la que Sir Alec Guinness interpretaba el principal papel. Entonces los nazis hablaban inglés. “El hundimiento” impresionó porque era una película alemana y hablaba, entre líneas, de superación, de poder hablar de “aquello” con seriedad.

Hace unas semanas, “El noveno día” mostraba que la luz de la verdad y del amor no podía ser apagada, aunque exigía heroísmo; también mostraba el largo camino recorrido por Volker Schlöndorff desde aquel “Tambor de hojalata”. El año pasado tuvimos ocasión de apreciar “Los piratas de Edelweiss”, interesante película de Niko Brücher, que mostraba la azarosa vida de jóvenes alemanes que se oponían al régimen Nazi. “Napola” y “Sophie Scholl” entran de lleno en esta corriente que empieza a estudiar con seriedad aquella época.