Otros estrenos (2 octubre 2015)

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 2m. 15s.

Breves notas sobre algunas películas que se estrenan el 2 de octubre.

Hitman: Agente 47
Hitman: Agent 47

Director: Aleksander Bach

Guion: Michael Finch, Skip Woods.
Intérpretes: Rupert Friend, Zachary Quinto, Hannah Ware, Ciarán Hinds, Thomas Kretschmann, Emilio Rivera, Dan Bakkedahl, Jerry Hoffmann, Rolf Kanies.
96 min.
Jóvenes-adultos. (V)

Hitman comenzó en forma de videojuego, con la historia de una malvada corporación dedicada a la fabricación de superasesinos mediante ingeniería genética, y con las aventuras del agente 47, que tenía algo especial. En 2007 Hitman saltó a la pantalla grande, con Timothy Olyphant en el papel de 47. La nueva entrega cinematográfica continúa las aventuras de este agente, ahora encarnado por Rupert Friend.

La historia no vale gran cosa: apenas sabemos que hay que encontrar a dos personas, que hay una malvada corporación, que un superasesino anda suelto, y que hay una joven en peligro. No habría costado mucho armar una trama mejor con estos mismos elementos. Los personajes son, como en el videojuego, inexpresivos, pero hay que reconocer que los tres protagonistas son interesantes, y hacen un fenomenal esfuerzo por dar entidad a esta historia. Visualmente, la cinta es correcta y no engaña: su único objetivo es mostrar batallas, una detrás de otra, y eso hace desde el principio hasta el final. Fernando Gil-Delgado.

El apóstata

Director: Federico Veiroj

Guion: Federico Veiroj, Álvaro Ogalla, Nicolas Saad, Gonzalo Delgado.
Intérpretes: Álvaro Ogalla, Bárbara Lennie, Vicky Peña, Marta Larralde, Kaiet Rodríguez, Juan Calot, Andrés Gertrudix.
80 min.
80 min.Adultos. (X)

Tamayo tiene treinta y tantos años, no ha terminado la carrera universitaria, no tiene trabajo aunque da unas clases particulares a un niño vecino. Y al margen de un lío intermitente con su prima, no tiene ninguna relación estable. En realidad, nunca ha conseguido terminar nada de lo que se propone. Un día decide apostatar y empeñar su –escasa– constancia en superar los escollos que le pone la Iglesia católica para que formalice su renuncia.

Estamos ante una película muy difícil para un espectador medio. Una cinta fría, de largos silencios, de ritmo moroso y que mezcla elementos surrealistas y absurdos en la trama. Es difícil empatizar con el protagonista y su conflicto también resulta poco creíble. En el fondo, y dejando al margen que el tema religioso siempre tiene su morbo y permite lanzar algunas pullas, la película hubiera cambiado poco si el protagonista, en vez de dejar la Iglesia, hubiera querido abandonar su compañía telefónica. Y quizás en este caso, hubiera sido más entretenida… Ana Sánchez de la Nieta.