Otros estrenos (19 septiembre 2014)

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 50s.

Breves notas sobre algunas películas que se estrenan el 19 de septiembre.

Si decido quedarme (If I Stay)

Director: R.J. Cutler. Guion: Shauna Cross, basado en la novela de Gayle Forman. Intérpretes: Chloë Grace Moretz, Mireille Enos, Liana Liberato, Lauren Lee Smith, Jamie Blackley, Aliyah O’Brien, Stacy Keach. 106 min. Jóvenes. (SD)

Tras sufrir un grave accidente, una joven y prestigiosa violonchelista queda en coma. Mientras lucha contra la muerte, rememora su vida, y especialmente su romance con un cantante y guitarrista de rock. La película es una versión correcta pero demasiado convencional del hiperromántico melodrama juvenil de Gayle Forman, con planteamientos similares a Vivir para siempre, Maktub, Bajo la misma estrella Cabe elogiar las matizadas interpretaciones de Chloë Grace Moretz y de muchos secundarios, así como la sugerente banda sonora de Heitor Pereira, que se completa con una notable selección de canciones pop. Y pesan como una losa los abundantes excesos lacrimógenos y su etérea visión del Cielo, más New Age que verdaderamente religiosa.

Yves Saint Laurent

Director: Jalil Lespert. Guion: Jacques Fieschi, Jérémie Guez, Marie-Pierre Huster y Jalil Lespert, basado en el libro de Laurence Benaïm. Intérpretes: Pierre Niney, Guillaume Gallienne, Charlotte Le Bon, Laura Smet, Marie de Villepin, Nikolai Kinski, Ruben Alves, Astrid Whettnall, Marianne Basler, Adeline D’Hermy. 106 min. Adultos. (VXD)

Esta película ofrece un descarnado, irregular y frío acercamiento a la vida del famoso diseñador de moda francés Yves Saint Laurent, desde los inicios de su carrera, cuando conoció a su futuro amante y socio Pierre Bergé. Al hilo de la traumática relación entre ambos, se recuerdan sus principales logros profesionales. Jalil Lespert dirige muy bien a los dos actores protagonistas, que confirman su amplitud de registros. Además, hace un esmerado trabajo de ambientación, vestuario, maquillaje, fotografía, acompañamiento musical… Pero el guion se centra demasiado en la homosexualidad, la bipolaridad y la drogadicción de Saint Laurent, a menudo con excesiva morbosidad y escasa capacidad emocional, pues no logra conectarlas con la creatividad artística del modista, ni hacerlas suficientemente cercanas como para que conmuevan al espectador.