Otros estrenos (1 julio 2016)

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 2m. 12s.

Breves notas sobre algunas películas que se estrenan el 1 de julio.

 Esperando al rey 

A Hologram for the King

Director y guionista: Tom Tykwer. Intérpretes: Tom Hanks, Alexander Black, Sarita Choudhury, Sidse Babett Knudsen, Jay Abdo, Tracey Fairaway, Tom Skerritt, Jane Perry, Megan Maczko, Ben Whishaw. 97 min. Jóvenes-adultos. (X)

Tom Hanks da vida a Alan Clay, un empresario norteamericano que, llegado a la cincuentena, no está satisfecho con su vida, ni en lo profesional ni en lo personal. En estas circunstancias se le presenta la posibilidad de vender un sofisticado sistema de comunicación al rey de Arabia Saudí para una moderna urbanización en el desierto. Alan acoge la oportunidad como un nuevo inicio.

El guion explota el choque cultural: Alan no conoce el idioma ni las costumbres del país. En su auxilio aparecerán el chófer que le asignan, que le va introduciendo al país y sus gentes, y una doctora que le tratará una dolencia. Tykwer rueda unas imágenes espectaculares, y Tom Hanks es solvente en el papel de ejecutivo norteamericano perdido en un mundo que no entiende. Pero la película resulta ingenua, donde todo lo que el protagonista aprende de sus anfitriones viene a ser un descubrimiento vital, y el colofón final es tópico.

Independence Day: Contraataque 

Independence Day: Resurgence

Director: Roland Emmerich. Guion: Roland Emmerich, Carter Blanchard, Dean Devlin, James A. Woods, Nicolas Wright. Intérpretes: Liam Hemsworth, Joey King, Maika Monroe, Jeff Goldblum, Charlotte Gainsbourg, Vivica A. Fox, Bill Pullman. 120 min. Jóvenes. (V)

Como en Los tres mosqueteros de Dumas, esta secuela comienza veinte años después. En la Tierra se celebra el aniversario de aquel 4 de julio con alguna exhibición de las mejoras introducidas en nuestro planeta gracias a la tecnología alienígena. Alrededor del globo se ha establecido un anillo de defensa y en la luna hay una base militar con un gigantesco artefacto capaz de destruir (teóricamente) flotas enemigas. Entonces sucede lo previsto: el enemigo vuelve.

Roland Emmerich, sin despeinarse, vuelve a rodar la misma historia: utiliza a todos los veteranos que puede de la primera aventura. Pequeños conflictos entre algunos de los personajes, sabios consejos de los veteranos, algún detalle de humor y unos efectos especiales mejorados, y un mensaje de paz universal entre todos los gobiernos del planeta. Todo ello conocido, se trata de una película de palomitas, pero muy bien hecha, entretenida y sin pretensiones (salvo la de una gran recaudación). Hay una novedad que no revelaremos, y que promete una próxima entrega sin tener que esperar veinte años.