Los pediatras japoneses recomiendan que los niños pequeños vean poca televisión

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 37s.

La Asociación Pediátrica de Japón acaba de publicar unas recomendaciones para prevenir los efectos perjudiciales de la televisión en las primeras etapas del desarrollo infantil. Advierte que la capacidad de los niños para comunicarse y relacionarse decrece en relación directa con la cantidad de televisión que ven, especialmente en los menores de dos años.

Las recomendaciones están basadas en un estudio elaborado por la Asociación junto con la organización sin ánimo de lucro Kodomoto Media, que se dedica precisamente a investigar la influencia de los medios de comunicación en los niños. El estudio se realizó con una muestra de 1.100 niños pequeños de la ciudad de Fukuoka, en septiembre y octubre de 2002. Según las conclusiones, los niños que pasan más tiempo delante de la televisión tienen una capacidad reducida para memorizar palabras y aprenden a hablar con más dificultad, apartan la mirada cuando alguien se dirige a ellos y presentan problemas para hacer amigos. Concretamente, casi el 97% de los niños que viven en hogares donde el televisor está encendido más de diez horas diarias presentan los problemas de comunicación citados arriba. En cambio, la proporción baja al 37% cuando la tele funciona menos de tres horas al día.

De ahí que la Asociación recomiende que los niños menores de dos años vean muy poca televisión. Entre otras cosas, aconseja apagar la televisión durante las comidas y no poner televisores, vídeos u ordenadores en los cuartos de los hijos. El informe, ha señalado la Asociación, va dirigido tanto a padres como a médicos, para que tomen conciencia de los peligros de la tele. “Cuando los niños pasan menos tiempo jugando con sus padres o al aire libre, posiblemente sale perjudicado su desarrollo mental”, advierte Hiromi Utsumi, director del equipo que redactó las recomendaciones.