La televisión busca nuevas ventanas

A pesar de las diferencias propias de cada país, el mercado televisivo mundial se encuentra en un momento de cambio que parece afectar sólo a la manera de transmitir los contenidos. Ante la próxima desaparición de la televisión hertziana en Europa, las grandes cadenas y las empresas de telecomunicaciones disponen de nuevas tecnologías: telefonía móvil, Internet de banda ancha, cable, emisión digital, satélite.


Desde hace casi diez años, compañías nacidas en el ámbito digital, como Microsoft o Apple, están buscando la forma de integrar la televisión e Internet, si bien no han podido dar con la fórmula mágica. Mientras, las compañías de telecomunicaciones han preferido controlar ambos entornos, sin preocuparse excesivamente de lograr un producto híbrido, como ha sido el caso de AT&T en Estados Unidos, Deustche Telekom en Alemania o Telefónica en España y gran parte de América Latina. Por su parte, algunas empresas de programación están consiguiendo algo ligeramente diferente a lo que el mismo Bill Gates se propuso: ofrecer televisión e interactividad gratis a través de Internet.

De KaZaA a Joost

El tercer protagonista de la televisión de pago es el satélite, que no supera la oferta de contenidos, excepto en aspectos puntuales. El satélite implica una instalación más engorrosa y carece de la posibilidad de servicios integrados con telefonía e Internet. Desde hace cuatro años, existe básicamente un único operador de satélite en España, Digital+ (propiedad de Sogecable), y sus resultados económicos empeoran ejercicio tras ejercicio. Su audiencia actual es del 4%, medio punto menos que en 2006, y su número de abonados está estabilizado en torno a 2 millones.

Desde este verano, se especula con la posibilidad de que Telefónica compre Digital+, lastrado por la deuda acumulada. Por ahora, y como fruto de un acuerdo de la compañía con Telefónica-Imagenio, Sogecable comenzará a comercializar su nueva oferta, “Trío+” (televisión, telefonía e Internet), en diciembre. Sogecable consigue, de este modo, poder ofrecer telefonía e Internet -algo que, hasta ahora, no tenía- y, a su vez, Telefónica lograría incrementar su base de abonados en Imagenio: la distribución satelital de Digital+ le permitirá superar las limitaciones técnicas que ahora le impiden ofrecer servicios por ADSL en ciertas zonas.

En total, la televisión de pago en España está presente en 3,5 millones de hogares, el 22,3% del total, según Red.es. El gasto medio por abonado supera los 34 euros mensuales.

Por otro lado, la televisión digital terrestre (TDT) se emite gratis, con algunos canales menos que la de pago (caso de la Fox o AXN, entre otros), y sólo requiere de un receptor, sencillo y barato, que se incorpora al televisor, así como una adaptación en la antena colectiva del inmueble. En septiembre, la TDT generó el 8,1% de la audiencia total, el 60% de la cual se debió a la televisión generalista, que también se recibe por emisión hertziana.

Lo previsto es que el “apagón analógico” se produzca en España en abril de 2010, pero las televisiones privadas han criticado los planes del gobierno. Se quejan de que la TDT no tiene suficiente audiencia y hay mucho retraso en el equipamiento de antenas y descodificadores necesarios para la recepción.

Falta innovar en los contenidos

Frente a la TDT, las plataformas de pago cuentan con unos servicios añadidos que justifican la cuota mensual: ciertos canales como Fox, AXN, Cartoon Network o National Geographic, las películas sin publicidad, y los partidos de fútbol y películas de estreno (que se demandan y se pagan aparte).

Sin embargo, La Sexta, una emisora nacida en 2006 y que emite en abierto, ha adquirido casi todos los derechos de transmisión de fútbol, baloncesto y Fórmula 1, por lo que algunas plataformas de pago deberán replantear parte de su negocio, antes de que todos los hogares españoles reciban TDT. Por ahora, y en lo relativo a las retransmisiones deportivas, el único valor destacado de la televisión de pago son algunos partidos de la Liga de Campeones y de la Liga nacional. Eso sí, los dueños de La Sexta han solicitado al gobierno que dentro de la TDT puedan incluirse contenidos de pago.

Frente a los cambios en la forma de emitir, se ha venido poniendo el acento en la cantidad de nuevos canales que se pueden ofertar. Pero muy poco se ha innovado en la calidad de los contenidos. Productos como Disney Channel, largometrajes sin cortes publicitarios, las series de la Fox o los reportajes de National Geographic descuellan como los puntos fuertes de la televisión de pago.

Cuatro, emisora española integrada en Prisa-Sogecable, se desmarca del panorama general con una parrilla novedosa. Cuatro ha introducido algunos programas que aportan otra forma de hacer televisión. Soy lo que como, SOS adolescentes y Supernanny (formato importado del Reino Unido) presentan de forma, realista y positiva la vida cotidiana de los espectadores y de sus problemas: cuidado de la casa y la dieta, o bien la educación de los hijos.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares