La nueva frontera de la discriminación

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
La cruzada contra el tabaco en Norteamérica ha abandonado ya hace tiempo las recomendaciones y los estímulos para adoptar medidas cada vez más represivas. En algunos sitios, como Nueva York, se ha prohibido fumar hasta en espacios públicos como parques y playas. Y no solo está prohibido fumar en el trabajo para no dañar los pulmones ajenos, sino que ahora un fumador se arriesga a perder su empleo a causa de este hábito, aunque lo haga en privado. En una

Contenido Oculto

Suscríbete a Aceprensa o inicia sesión para continuar leyendo el artículo.

Acceder
Suscripción

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares