Otros estrenos (16 febrero 2018)

Página 1

Breves notas sobre algunas películas que se estrenan el 16 de febrero.

Black Panther

Director: Ryan Coogler. Guion: Ryan Coogler y Joe Robert Cole, a partir del cómic de Stan Lee y Jack Kirby. Intérpretes: Chadwick Boseman, Michael B. Jordan, Lupita Nyong’o, Danai Gurira, Martin Freeman, Daniel Kaluuya, Angela Bassett, Forest Whitaker, Andy Serkis. 144 min. Jóvenes. (V)
3 Oscar: Banda sonora, Diseño de producción, Vestuario.

Adaptación de las andanzas del superhéroe negro de Marvel, recibido con entusiasmo desmesurado en Estados Unidos: está claro que la cuestión racial sigue pesando mucho. Enlaza con las películas de los Vengadores, y describe los orígenes de Pantera Negra, el rey de Wakanda, un país aparentemente tercermundista de África, pero en realidad muy avanzado, también en los aspectos tecnológicos. Tras la muerte del monarca, T’Challa es el lógico heredero, pero surge un rival rencoroso, su primo, que piensa que la superioridad de Wakanda debería usarse para liberar a los hermanos africanos sojuzgados por todo el orbe a manos del opresor hombre blanco.

Cabía esperar más de Ryan Coogler, que supo dar continuidad a la saga de boxeo de Rocky con Creed. Aquí entrega aventuras africanas a lo Tarzán más o menos entretenidas, con mucha acción, pero que no inventan nada nuevo. José María Aresté.


Deber cumplido
Thank You for Your Service

Director y guionista: Jason Hall (libro: David Finkel). Intérpretes: Miles Teller, Haley Bennett, Beulah Koale, Joe Cole, Keisha Castle-Hughes, Amy Schumer, Scott Haze, Omar J. Dorsey, Erin Darke, Kate Lyn Sheil, Jake Weber, Kerry Cahill. 109 min. Adultos. (VS)

Una nueva versión del clásico tema de los veteranos que vuelven de la guerra y tienen que reintegrarse en su vida familiar. A diferencia de otras películas clásicas como Los mejores años de nuestra vida, esta tiene un corte mucho más crítico y nihilista, ya que parte de la base de que la guerra de Irak es una guerra sin sentido. Al final, lo único que se salva es la amistad como lugar humano de redención.

Los personajes, a pesar de no ser originales, son interesantes, y la interpretación de los actores, solvente. No se trata de una película inmortal. Pero sí de una película honesta que pone el dedo en la llaga en lo que a la deshumanización integral de la guerra se refiere. Juan Orellana.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.