Sólo el 1,3% de los canadienses declaran ser homosexuales

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Sólo el 1,3% de los hombres y el 0,7% de las mujeres de Canadá se declaran homosexuales, según un estudio de alcance nacional sobre salud pública realizado por Statistics Canada. Es la primera vez que el instituto oficial de estadística incluye una pregunta sobre orientación sexual en uno de sus estudios. El resultado contrasta con la repetida cifra de que el 10% de la población es homosexual, por lo que el resultado ha irritado al movimiento gay.

El estudio se ha realizado con una muestra de 84.000 personas de 18 a 59 años, mediante entrevistas personales y por teléfono. De los encuestados, el 0,9% de las mujeres y el 0,6% de los hombres se declaran bisexuales. El informe se ha realizado para intentar comprender mejor las diferencias de salud entre las poblaciones heterosexual y homosexual.

También el censo de 2001 recopiló información sobre las parejas del mismo sexo, pero sin hacer preguntas sobre la orientación sexual. En el censo se contabilizaron 34.200 parejas del mismo sexo, lo que representaba el 0,5% del total de parejas. Pero el movimiento gay dijo que este resultado no tenía en cuenta a toda la población homosexual, pues no incluía a los gays y lesbianas que no vivían en pareja.

Wayne Harrison, portavoz del movimiento de gays y lesbianas, ha asegurado que el estudio “subestima mucho” la población homosexual, y lo atribuyó a que muchos no se atreven a declarar su condición, sobre todo en una entrevista. Sin embargo, el movimiento gay lleva años incitando a que los homosexuales se declaren como tales.

Otro estudio en curso en Canadá coincide también en que la repetida cifra del 10% de homosexuales no tiene apoyo real. El Vanier Institute of the Family ha realizado un informe nacional sobre lo que los canadienses esperan de la vida familiar, e incluye una pregunta sobre la orientación sexual. El estudio completo se publicará el próximo octubre. Pero Reginald Bibby, de la Universidad de Lethbridge, adelanta al National Post (16-VI-2004) que “el 2,8% de la población se identifican como homosexuales o bisexuales”.

El movimiento gay ha reaccionado con irritación, asegurando que los resultados del informe pueden ser utilizados como munición contra la equiparación de derechos de las parejas homosexuales. En Canadá el movimiento gay ha hecho fuertes campañas para lograr que se reconozca el matrimonio entre homosexuales, asegurando que la situación actual discriminaba a una importante minoría. Ahora ha resultado ser más minoría de lo que se decía.

Un comité parlamentario canadiense está estudiando propuestas para dar reconocimiento legal a las parejas del mismo sexo. Este paso tiene lugar después de que el gobierno decidiera no recurrir una sentencia del Tribunal de Apelación de Ontario -la provincia canadiense más poblada- que declaró inconstitucional la concepción del matrimonio como “la unión de un hombre y una mujer”, y estableció que debía sustituirse por la unión de “dos personas”. Los tribunales de otras provincias habían tratado el tema, con decisiones diferentes. El entonces primer ministro, Jean Chrétien, dijo que el nuevo proyecto de ley sería sometido al Tribunal Supremo para su revisión constitucional, y luego votado en el Parlamento (cfr. servicio 76/04). Su Partido Liberal tiene mayoría, pero está dividido en este asunto.

El origen de la famosa cifra del 10% de homosexuales está en el célebre informe Kinsey, que para estudiar los hábitos sexuales de los norteamericanos, interrogó a 12.000 hombres voluntarios entre 1938 y 1947. Hoy los expertos advierten que tal muestra -basada sobre todo en individuos tomados de escuelas, prisiones y hospitales- no es representativa y que, por lo tanto, sus resultados no pueden extrapolarse a la población general. El mítico 10% sólo indicaría que una parte significativa de la muestra encuestada por Kinsey era homosexual, pero nada más.

De hecho, en el más de medio siglo transcurrido desde entonces, ningún otro informe ha confirmado la cifra del 10%. Por el contrario, la mayoría de los estudios realizados al respecto rebajan de modo significativo el porcentaje. Entre 1989 y 1992, el National Opinion Research Center de la Universidad de Chicago incluyó dos preguntas sobre hábitos sexuales en su encuesta anual realizada con una muestra de 3.000 personas. Los que reconocieron mantener una conducta homosexual fueron el 2,8% de los hombres y el 2,5% de las mujeres.

En un estudio de investigadores de la Universidad de Chicago, publicado en 1994, sobre la vida sexual de los estadounidenses, el 2,7% de los hombres y el 1,3% de las mujeres se identificaban como homosexuales o bisexuales, si bien un porcentaje mayor declaraba haber tenido al menos una experiencia de este tipo desde la pubertad (cfr. servicio 139/94).

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares