“Por favor, juegue”

publicado
DURACIÓN LECTURA: 10min.
  La clásica escena de una taberna del Lejano Oeste en que cuatro cowboys se lían a tiros por el resultado de una partida de póquer, hoy no tendría sentido: se puede jugar a las cartas y apostar desde casa, tumbado en el sofá. El teléfono móvil hace las veces de saloon, y el jugador también puede pegar un brinco de euforia o hundirse en la miseria emocional. Lo que está garantizado, en cualquiera de los dos casos, es que querrá seguir intentándolo…   Las casas de apuestas “online” en España no fueron conscientes de que su escalada publicitaria provocaría una reacción del gobierno A día de hoy, los planetas están alineados para “facilitarle la ...

Contenido oculto

Suscríbete a Aceprensa o inicia sesión para continuar leyendo el artículo.

Funcionalidad exclusiva para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta para poder comentar. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Para aceptar las cookies pulse el botón de aceptación. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.