Nacimientos en la India y en China: entre la coerción y los incentivos

Este verano China se convirtió oficialmente en la segunda potencia económica mundial, superando por su PIB a Japón. No es algo sorprendente, habida cuenta de las tasas de crecimiento de la economía china y del volumen de su población, que supone la quinta parte del total mundial. Pero el dinamismo chino se enfrenta a un problema demográfico: el creciente peso de las personas de edad avanzada, cuyo sostenimiento recaerá sobre una población mermada por la política del hijo único. El

Contenido Oculto

Suscríbete a Aceprensa o inicia sesión para continuar leyendo el artículo.

Acceder
Suscripción

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares