El efecto “isla de calor” y cómo enfriar las ciudades

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 5m. 26s.
El efecto isla de calor - Torres Bosco (Milán)
Torres Bosco (Milán), Stefano Boeri Architetti   A la vez que cada año aumenta la temperatura de las aguas heladas de Groenlandia, algunas de nuestras grandes urbes se convierten en auténticos hornos: espacios sobrecalentados –prácticamente inhabitables– en los que se produce el llamado efecto “isla de calor”. Este fenómeno consiste en una acumulación calorífica en suelos y paredes durante el día, que impide –por la lenta irradiación nocturna– el enfriamiento de las zonas urbanas más densas. Hay ciudades del mundo,

Contenido Oculto

Suscríbete a Aceprensa o inicia sesión para continuar leyendo el artículo.

Acceder
Suscripción

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Funcionalidad exclusiva para socios de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres socio conéctate a tu cuenta para poder comentar. Si aún no eres socio, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.