El Parlamento alemán aprueba una ley de parejas homosexuales

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El Bundestag (cámara baja del Parlamento federal alemán) ha aprobado recientemente una ley sobre parejas homosexuales, a las que se concederá ventajas fiscales y jurídicas propias de los matrimonios civiles, aunque no podrán adoptar niños. La llamada ley de “Comunidad Registrada de Vida” forma parte de las promesas formuladas por socialdemócratas y ecologistas al principio de la legislatura y contó con una férrea oposición de democristianos y liberales.

A partir de ahora, las parejas homosexuales podrán compartir el apellido y quedarán equiparadas a los matrimonios en el derecho de arrendamiento, las herencias, los seguros de salud y de vida y en el derecho de extranjería. En este último punto, por ejemplo, si uno de los miembros de la pareja es extranjero, recibirá automáticamente el derecho a permanecer de manera indefinida en el país.

Para impedir que la oposición bloquee la ley en el Bundesrat (cámara parlamentaria de representación regional), el gobierno del canciller Gerhard Schröder dividió su propuesta en dos partes: una que requiere la ratificación por parte de los Länder, y otra que no. Entre los puntos que podrían ser bloqueados por los Estados federados se encuentra la equiparación a los matrimonios en materia fiscal y en el reglamento del servicio público.

El experto jurídico de la fracción parlamentaria democristiana, Norbert Geis, consideró que no hay necesidad de una ley así porque no existe discriminación alguna. Su partido considerará la posibilidad de presentar recurso ante el Tribunal Constitucional, ya que la Ley Fundamental alemana concede al matrimonio la protección especial del Estado. Por esta razón, el mismo ministro del Interior, el socialdemócrata Otto Schily, había expresado en los últimos días su disconformidad con la medida adoptada por la coalición.

En un artículo publicado en Die Tagespost (11-XI-2000), Geis sostiene que la Constitución reconoce el matrimonio y la familia como forma principal de convivencia entre las personas y como el lugar apropiado para la transmisión de la vida, por lo que les concede una protección especial. “Sin embargo, si se equipara a otras formas de vida en el marco de esta protección, entonces el carácter especial de la protección del matrimonio y la familia se verá amenazado”, agrega, señalando que esto ocurre así con la ley de parejas homosexuales.

Según Geis, en el debate previo a la aprobación de la ley, los partidarios argumentaron que es correcto proteger especialmente a las familias con hijos, pero que esta protección no tendría que alcanzar a los matrimonios sin hijos. Sin embargo, Geis señala que en Alemania solo el 10% de los matrimonios no tienen hijos. Además, en 1987, el Tribunal Constitucional reafirmó que el matrimonio es la “única base de una comunidad familiar completa”, por lo que la protección que concede la Ley Fundamental no tendría que discriminar a las parejas que no tienen hijos, concluye el político democristiano.

En la misma edición de Die Tagespost, el periodista Jürgen Liminski, especializado en temas de política familiar, considera que la ley de uniones homosexuales es solo un paso más del gobierno de Schröder para imponer sus valores ideológicos. El autor asegura que ya hay leyes que protegen a los homosexuales contra la discriminación. La nueva ley solo está destinada a fomentar “la actividad sexual, es decir, un estilo de vida concreto”. En una pareja de hermanas, las dos personas que la integran son también del mismo sexo, pero éstas, sin embargo, no pueden beneficiarse de la ley, anota Liminski.

Vicente Poveda

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares