El círculo virtuoso del voluntariado

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 15s.

Expertos de la universidad de Essex (Inglaterra) han publicado recientemente un estudio según el cual en las comunidades donde se desarrollan más iniciativas de voluntariado hay menos delincuencia, mejores escuelas y los residentes están más satisfechos con la vida que llevan.

El estudio, financiado por el Economic and Social Research Council, se ha realizado en 101 municipios del país. Analiza más de 3.000 entrevistas personales y 9.000 cuestionarios que fueron enviados por correo.

“Los lugares en los que se hace mucho voluntariado suelen ser sitios donde las personas gozan de una mayor satisfacción personal en sus vidas -comenta el director del estudio, Paul Whiteley, en “The Daily Telegraph” (21-09-2004)-. Parece que cuando nos preocupamos de las necesidades de los demás, también nos beneficiamos nosotros mismos”.

“También hemos descubierto -continúa Whiteley- que esto sucede igualmente a escala de la comunidad. Pienso que se trata de un círculo virtuoso: las comunidades más felices hacen más trabajo de voluntariado, lo que lleva a que sean más felices. Si se anima y promociona el voluntariado, será suficiente para que se amplíe el círculo”. El estudio indica que los beneficios del voluntariado tienen poco que ver con la clase social o el nivel de renta, pues se observan en municipios de todo tipo.

Según cifras del ministerio del Interior británico, en 2003 el 51% de las personas que vivían en Inglaterra, alrededor de 20 millones, participó en alguna actividad de voluntariado.