Y de las piedras brotó… petróleo

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Gran consumidor de hidrocarburos, años atrás EE.UU. se asomó con vértigo a la disminución de sus propias fuentes tradicionales de crudo (mayormente ubicadas en el Golfo de México), y ha experimentado la vulnerabilidad que supone estar a merced de los suministros procedentes de regiones conflictivas del globo, como el Oriente Medio, o de países cercanos con los que sostiene relaciones bastante mejorables, como Venezuela. La solución estaba más cerca que lo que hubiera creído: a un kilómetro o dos bajo

Contenido Oculto

Suscríbete a Aceprensa o inicia sesión para continuar leyendo el artículo.

Acceder
Suscripción

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares