Vagones sin techo en el tren alemán

Alemania asiste a una paradoja: para mantener su alto crecimiento económico y su bienestar, necesita más población. Si es extranjera, con tal de que tenga la calificación adecuada le basta. El problema, sin embargo, es que los trabajadores no se evaporan al acabar la jornada laboral. Necesitan una casa a donde ir a reposar, a vivir. Y es lo que, al menos en las grandes ciudades, no le sobra a la locomotora económica de Europa: viviendas. “Hay escasez de terrenos

Contenido Oculto

Suscríbete a Aceprensa o inicia sesión para continuar leyendo el artículo.

Acceder
Suscripción

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares