Siguen bajando las ayudas a los países pobres

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 45s.

Por segundo año consecutivo las ayudas económicas a países menos desarrollados disminuyen. El impacto de la crisis en los países más avanzados está provocando que aporten menos dinero para estas ayudas. La caída en 2012 fue de un 4% respecto al año pasado, según los datos proporcionados por la OCDE. Ya en 2011 las ayudas se redujeron un 2%.

La media de porcentaje de PIB dedicado a la ayuda oficial al desarrollo por parte de los países de la OCDE se sitúa por debajo del 0,3%, y alcanza un total de 125.600 millones de dólares en 2012.

Respecto al año pasado, en el que por primera vez se redujeron las ayudas, 16 países han vuelto a disminuir su aportación y tan solo nueve las han aumentado. Los países más generosos son, como de costumbre, los nórdicos (Suecia, Noruega, Dinamarca, Holanda), que son los que superan el 0,7% del PIB, objetivo ideal propuesto por la ONU. Luxemburgo llega hasta el 1%, pero al ser un país muy pequeño su caso resulta menos significativo.

En números absolutos los países que más aportan son Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Francia y Japón.

En el caso de España se han reducido un 50% las ayudas en comparación con el año pasado. De estar en la media de los países aportando un 0,3% del PIB en 2011, este año apenas llega a un 0,15%. En total, se han desembolsado unos 1.500 millones de euros.

Ante el descenso de la ayuda, las ONG remarcan que se han visto obligadas a establecer una serie de programas prioritarios y que tengan más relevancia y mayor impacto sobre los países menos favorecidos. Lo que más ha disminuido no son los ayudas estatales, sino las que procedían de las Comunidades Autónomas y los Ayuntamientos. En lo que se refiere a las ayudas del Estado, el Ministerio de Exteriores dice que los recortes se han aplicado sobre todo a las ayudas a través de organismos de la ONU, y no tanto a las ONG.