Noruega implantará la cuota femenina en los consejos de administración

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 2m. 7s.

En Noruega, las empresas estatales y las privadas que cotizan en Bolsa tendrán que reservar a mujeres el 40% de los puestos en los consejos de administración. Así lo dispone un proyecto de ley sobre igualdad de sexos cuya aprobación parece segura. Iniciativas de este tipo no son nuevas en Noruega. En 1979, la Ley de Igualdad de Status impuso la paridad de sexos en los organismos públicos, locales o nacionales. Desde 1986, el 46% de los ministros del gobierno han sido mujeres.

Las empresas estatales noruegas ya tienen un 45,7% de mujeres en los consejos. La próxima ley afecta principalmente a las privadas que cotizan en la Bolsa, casi 600, con solo un 8,4% de consejeras. Estas empresas deberán haber cumplido la cuota femenina fijada en julio de 2005. Las que no lo consigan se enfrentarán a sanciones administrativas.

Los empresarios se han mostrado disconformes. Finn Bergese, presidente de la principal organización patronal, sostiene que la cuota femenina es una medida demasiado radical que podría perjudicar las inversiones extranjeras. A su juicio, la presencia de mujeres en los puestos directivos de las empresas debe proceder de la normal evolución hacia la igualdad, que se observa en todos los ámbitos (cfr. International Herald Tribune, 15-VII-2003).

Pero el Ministerio de Familia, que ha elaborado el proyecto, no confía tanto en la igualación espontánea. La ministra Laila Daavoey ha señalado que todas las iniciativas privadas para lograr una mayor presencia de las mujeres en puestos de responsabilidad han resultado insuficientes.

Algo similar dice el gobierno de Suecia, donde la proporción de mujeres en los consejos de administración es del 8%. El gobierno sueco anunció en noviembre pasado que tomaría las acciones legales que hicieran falta para asegurar que en 2004 el porcentaje subiera hasta el 25% en las empresas públicas.

Según un estudio del lobby norteamericano Catalyst, que cita The Economist (28-VI-2003), la escasa presencia femenina en los puestos directivos es lo más común en todas partes. En las 500 empresas catalogadas por la revista Fortune, el 90% de los cargos de dirección están ocupados por hombres. La explicación que da el estudio es la poca experiencia de las mujeres en esos puestos, de modo que existe un círculo vicioso. A la vez, la diferencia se va reduciendo lentamente, también según Catalyst: en el conjunto de las grandes empresas de Estados Unidos, la proporción de mujeres en los puestos directivos, aunque todavía se mantiene baja (15,7%), se ha duplicado con respecto a 1995.