No necesitamos un segundo planeta para alimentar a la humanidad

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

No necesitamos un segundo planeta para alimentar a la humanidad
¿Tiene capacidad la Tierra para alimentar a una población mundial que seguirá creciendo hasta mediados de siglo? Pierre Le Roy, director en Francia del Centro de Investigaciones Prospectivas sobre la Agricultura y la Alimentación Mundiales, contesta a esta pregunta en un artículo publicado en Le Monde (29 abril 2003).

Según los estudios de la FAO, hay un consenso en que de aquí al año 2050 será necesario duplicar la producción agrícola para alimentar convenientemente a los 9.000 millones de habitantes que se prevé tendrá entonces la Tierra. Esta estimación es sin duda un techo, pues después de esa fecha la población mundial bajará. ¿Serán capaces los agricultores de duplicar su producción en medio siglo? Le Roy piensa que las proyecciones de las tendencias actuales confirman esta posibilidad.

“La producción de frutas y legumbres, de azúcar y de plantas que contienen una gran proporción de proteínas será -prolongando la tendencia de los últimos cuarenta años (1961-2001)- dos veces mayor que la producción actual”. Hay una duda respecto a si será suficiente la producción de cereales, si el ritmo de aumento sigue al nivel actual. Por otra parte, el África subsahariana, salvo un cambio imprevisible de tendencia, no llegará a cubrir sus necesidades.

Le Roy se refiere después a varios factores que suelen mencionarse como posibles límites al aumento de producción agrícola. “Es poco probable que lleguen a faltar tierras para el cultivo. América del Sur y la ex URSS contienen por sí solas millones de hectáreas que podrían ser mejor explotadas, sin olvidar que los grandes países agrícolas actuales, comenzando por Francia, tienen puesto el pie más bien en el freno que en el acelerador”.

¿Bajarán los rendimientos agrícolas, por razones técnicas y por motivos de protección del medio ambiente? “Aunque esto pueda ser cierto en las zonas más productivas, no hay que olvidar que en numerosos países, y sobre todo en la ex URSS, los rendimientos son todavía mínimos y las pérdidas de las cosechas máximas. ¿Por qué estos países no podrían alcanzar en el futuro los rendimientos que han obtenido los países más eficaces?”.

¿Nos faltará agua? “Esto querría decir que los grandes países agrícolas, como China o EE.UU., darían preferencia a ciertos usos del agua por encima de la necesidad de alimentar a su población. ¿Es esto creíble? Sin duda no más que los gritos de alarma de los expertos que desde hace treinta años anuncian que, mañana, la erosión del suelo y la desertización harán disminuir nuestra producción agrícola”.

También se argumenta que el aumento de la producción agrícola sería un factor que agravaría la polución. “Hay que desconfiar de este tipo de argumentos; en el curso de la segunda mitad del siglo XX, la producción agrícola ha aumentado más del doble para satisfacer las necesidades alimentarias de una población que también se ha duplicado. Esto lleva a algunos ecologistas a criticar la mala calidad del agua, del aire y de los alimentos. Pero en el mismo tiempo, en todos los países, la duración de la vida no ha cesado de aumentar”.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares