Los trabajadores mayores van mejor que los demás en Estados Unidos

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 2m. 9s.

En tiempos de crisis económica, los trabajadores mayores suelen salir peor parados: resultan menos competitivos, y son despedidos -o prejubilados- con más facilidad. Pero en Estados Unidos ocurre lo contrario. Para sorpresa de todos, las últimas estadísticas laborales revelan que los mayores son los que mejor han capeado el temporal.

Ahora, los trabajadores norteamericanos de 55-64 años son el 12% de la población activa, mientras que en 2000 eran el 10,2%. Su tasa de actividad ha subido algo más de un punto, hasta el 60%, en un periodo en que todos los demás mayores de 25 años han experimentado descensos en torno a dos puntos. Su sueldo medio semanal ha aumentado a 673 dólares a finales del año pasado, un 4,5% más (descontada la inflación) que en marzo de 2001. Este incremento es mayor que el de cualquier otra categoría de trabajadores. Por ejemplo, los de 25-34 años ganan 590 dólares a la semana, un 2,7% más que en 2001.

¿Cómo se explica este éxito? La demografía no es razón suficiente. Es cierto que las nutridas generaciones del baby boom han envejecido, pero el aumento de activos mayores es superior al de su parte dentro de la población en edad de trabajar.

Las razones pueden estar en algunas peculiaridades de la última crisis. Por una parte, parece haber influido el colapso de las puntocom, que empleaban a trabajadores jóvenes. Por otra, la economía norteamericana vive ahora una situación atípica, con un crecimiento de la productividad del 5% en los últimos meses y unas expectativas del 4% para el próximo año, pero sin que se reduzca el paro, que con una tasa del 6%, es elevado para lo que se acostumbra en Estados Unidos. La paradoja se debe a que la mayor productividad no va acompañada de un aumento parejo del consumo. De modo que las empresas no venden más y pueden producir lo mismo con menos personal. Por eso tienden, quizá, a conservar a sus empleados en vez de contratar nuevos, lo que va a favor de los mayores.

A esto hay que sumar que, en tiempos de crisis, los trabajadores mayores no han tenido prisa por retirarse. Ante la depreciación de sus planes de pensiones, han preferido prolongar sus años de vida laboral.

Pero todo eso no acaba de explicar el mayor aumento de sus salarios. Cabe suponer que, por la crisis o por otros motivos, los trabajadores de edad son ahora más apreciados por las empresas, que dan preferencia a la gente experimentada.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares