Los servicios a la persona, un sector en expansión en Francia

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 2m. 49s.

La búsqueda de nuevas vetas de empleo no siempre lleva a las últimas tecnologías o a la promoción de servicios inéditos. En Francia, como en otros países, están descubriendo que hay muchas posibilidades de empleo en los llamados “servicios a la persona” o servicios de proximidad o asistencia a las familias, que incluyen desde la limpieza o planchado, a la jardinería o la ayuda para resolver un problema informático. En 2006, se crearon 145.000 empleos en este sector, que el gobierno estimula con medidas fiscales.

El mercado de servicios a la persona representó en 2006 un volumen de negocio de 12.650 millones de euros, con un crecimiento del 11% respecto al año anterior, según un estudio de Ineum Consulting que cita el diario “Le Monde” (11-04-2007). Las bonificaciones fiscales previstas por el gobierno para estimular el sector están favoreciendo que los franceses contraten más estos servicios para la custodia de niños o la ayuda a personas mayores, para la limpieza de la casa u otras tareas domésticas. El objetivo del gobierno es que esta veta de empleo ayude a sacar del paro a 500.000 personas en tres años.

En este sector siempre ha habido personas que han ofrecido su trabajo de un modo individualizado. Pero lo nuevo es la aparición de franquicias o de pequeñas empresas que prestan esos servicios, a las que se refiere el reportaje de “Le Monde”. Maison et services (Casa y servicios), creada en 1999, es el número uno en mantenimiento de la casa, y cubre con un centenar de franquicias la mitad de Francia. Está especializada en limpieza, planchado, jardinería…

¿No consigue que su ordenador funcione o no logra instalar ese programa? Ahí está Famiclic, siempre dispuesta a enviar un técnico que le sacará del apuro y le dará consejos para mejorar su competencia como usuario de la informática.

Si se trata de la guarda de niños o de encontrar un profesor de matemáticas que eche una mano a ese hijo no muy aplicado, Family Sphère aportará su competencia. Si es el abuelo quien empieza a ser dependiente, el grupo Korian ofrece un consejo profesional sobre el mejor modo de proporcionar asistencia a domicilio, o sobre la compra o el alquiler del material necesario.

Los servicios a la persona no son solo una salida de emergencia para parados sin cualificación. Estas empresas insisten en la necesidad de formar a los trabajadores para que puedan prestar un servicio con nivel profesional y de acuerdo con las necesidades del cliente.

También es decisiva la relación de confianza que se establece entre el cliente y el trabajador. El patrón de Famiclic lo explica así: “No nos interesa sacar de un apuro al cliente y luego no volver a verle. Buscamos asalariados que mantengan una relación personalizada con abonados a los que acompañan para que se familiaricen con las nuevas tecnologías. Se crea así una relación de confianza que comienza con el primer contacto telefónico”. Para Family Sphère, “el cliente está ahí, el problema es poner enfrente a la persona adecuada”.

Y el cliente es cada vez más variado. El fundador de Maison et services dice que cuando creó la empresa en 1999 sus clientes eran cuadros superiores. Ahora son de un amplio espectro social.

ACEPRENSA