Lo que el viento no se llevó

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 7m. 37s.
La conocida expresión “no regales pescado al pobre; dale una caña y enséñale a pescar”, puede remitir a una práctica muy en boga: la concesión de microcréditos a personas de bajos ingresos para que echen a andar su propio negocio y den un salto de calidad en su nivel de vida. Esta estrategia se revela especialmente eficaz para las poblaciones que han sufrido desastres naturales. Un reciente artículo de The Economist reflexionaba sobre este tema y constataba que los microcréditos

Contenido Oculto

Suscríbete a Aceprensa o inicia sesión para continuar leyendo el artículo.

Acceder
Suscripción