La reforma laboral francesa no contenta a patronos ni a sindicatos

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 3m. 28s.
La combatida reforma laboral del gobierno socialista francés quedó definitivamente aprobada el 21 de julio, pero sin la aquiescencia del Parlamento. El ejecutivo la impuso mediante un recurso extraordinario, para que ni la oposición –a su derecha y su izquierda– ni el sector rebelde de sus propias filas la aguaran.   Pero un tanto aguada ha quedado. El gobierno cedió en unos puntos importantes y resistió en otros. El texto resultante sigue sin satisfacer a los sindicatos, que prometen más

Contenido Oculto

Suscríbete a Aceprensa o inicia sesión para continuar leyendo el artículo.

Acceder
Suscripción

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares