España: el trabajador temporal gana un 40% menos que el fijo

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 2m. 18s.

En España, los trabajadores con contrato temporal ganan un 60% del salario de un trabajador fijo, y el salario medio de las mujeres representa el 72,7% del de los hombres, según dos encuestas que acaba de publicar el Instituto Nacional de Estadística (INE) con datos de 1992.

Según la encuesta sobre la distribución salarial, que excluye los contratos a tiempo parcial, el trabajador medio español ganó 2.412.000 pesetas brutas en 1992 (contadas las pagas extraordinarias pero sin restar las retenciones de impuestos ni deducciones de la Seguridad Social). Eso significa que tuvo un salario mensual bruto de unas 200.000 pesetas, aunque la cifra oscila según las categorías profesionales, la duración del contrato y el sexo.

En el informe aparecen claras las diferencias salariales entre hombres y mujeres. Ese año el salario medio de las mujeres era de 1.864.000 ptas., es decir, sólo el 72,7% del salario medio masculino (2.563.000 ptas.). Esa desigualdad salarial se acentúa si la categoría profesional es más elevada. Así, de promedio, una mujer con título superior ganaba casi 1,5 millones de pesetas menos que su colega varón, mientras que una auxiliar administrativa cobraba unas 260.000 pesetas menos.

También el tipo de contrato matiza las diferencias salariales entre sexos: si el contrato es fijo, en el conjunto de todas las categorías el sueldo del varón supera en 700.000 ptas. al de la mujer, mientras que, si el contrato es temporal, la disparidad se reduce a la mitad.

Más graves que las diferencias salariales entre hombres y mujeres son las diferencias entre trabajadores con contrato fijo y los contratados temporalmente. Mientras los fijos ganaron una media de 2.744.000 ptas., los temporales obtuvieron un 40,6% menos, esto es, aproximadamente 1.630.000 ptas. La diferencia refleja también que los trabajadores con contrato fijo son los más antiguos, mientras que los jóvenes suelen tener contrato temporal.

En la encuesta del INE referida al tiempo de trabajo se detalla que cada trabajador, por término medio, dedicó ese año 1.697 horas a su empleo. En 1992, el trabajador medio pactó trabajar 1.749,1 horas, e hizo 16 horas extraordinarias; pero, perdió 68 horas anuales por diversos motivos. De esas horas perdidas, 65 fueron total o parcialmente remuneradas por el empleador, la Seguridad Social o por otros seguros privados. Las tres restantes (1,9 horas por huelga y 1,3 horas por ausencia no justificada) quedaron sin remunerar.

La causa principal de ausencias al trabajo se resume en “incapacidad laboral transitoria” (46,9 horas anuales, algo más de una semana), que incluye la enfermedad, cualquier tipo de accidente y el permiso de maternidad. El segundo motivo de ausencia laboral fueron las regulaciones de empleo (4,4 horas anuales). En el cálculo de horas perdidas, el INE no ha tenido en cuenta a las empresas de menos de cinco empleados.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares