El trabajo a tiempo parcial alivia las tasas de paro

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 2m. 12s.

En el lustro 1990-1995, Francia ha perdido 150.000 puestos de trabajo por el débil crecimiento económico -una media del 1,1% anual-. La sangría podría haber sido más grave de no ser por el auge del empleo a tiempo parcial, que ha repartido la escasez de puestos. La misma tendencia se verifica en casi todos los países de la OCDE (ver cuadro).

En Francia la mayor parte de empleos se han perdido en los sectores comerciales no agrícolas (-350.000 asalariados). Aunque a diferencia de la década pasada, tal pérdida ha sido aliviada por algunos factores económicos. Uno es que los recortes de plantilla de las empresas han sido menos severos en este lustro que en la primera mitad de la pasada década. Otro, la ley quinquenal sobre el empleo, de diciembre de 1993, que reduce importantes costes laborales, y que ha permitido crear -dice el Ministerio de Hacienda- unos 40.000 nuevos empleos.

A ambos factores se añade la explicación principal: el desarrollo sin precedentes del trabajo a tiempo parcial a partir de 1992 y bajo el aliento del Estado, que ofrece bonificaciones importantes de las cotizaciones sociales. Los empleos a tiempo parcial se han multiplicado especialmente en el sector comercial. Entre 1992 y 1996 se han creado tantos como en la década de los años 80. En 1994 eran el 14,9% del total de empleos, 4,7 puntos más que en 1984. No obstante, el 38% de los que tienen estos contratos, declaran que desearían trabajar más tiempo.

En todos los países industrializados, salvo en Noruega, el porcentaje de los trabajadores a tiempo parcial ha crecido en la década de 1984-1994, según datos de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico). Ha arraigado con fuerza en Holanda, donde en 1984 estos empleos suponían el 22,7% del total, y en 1994 llegaron a ser el 36,4%. A finales de los años 70 el gobierno holandés empezó a incentivar estos contratos mediante subsidios, campañas, reformas legales… Y desde la década pasada la Administración pública facilita a sus empleados el trabajo a tiempo parcial.

España está entre los países donde hay menos empleos a tiempo parcial: 6,9% del total en 1994, que según los últimos datos ha crecido hasta el 7,5%.

El trabajo a tiempo parcial sigue siendo netamente femenino, aunque el predominio ha bajado: de 1984 a 1994 la proporción de mujeres en estos empleos disminuyó del 76,9% al 74,1%. Pero en algunos países -Luxemburgo, Austria, Canadá y Alemania- la mayoría femenina ronda el 90% (datos de 1994). Tan sólo México (46%) y Turquía (50%) se desvían de la media.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares